Adolescentes acusadas en caso "Slender Man" se declaran inocentes

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Archivo

Dos chicas de 13 años acusadas de atraer a su amiga a un bosque y apuñalarla reiteradamente como sacrificio a un personaje de ficción se declararon inocentes el viernes.

Las adolescentes de Waukesha, un suburbio de Milwaukee, están siendo juzgadas como adultas y podrían ser condenadas a decenios en prisión por el ataque perpetrado el año pasado, que casi provoca la muerte de su amiga.

Un juez presentó la declaración de inocencia en nombre de ambas durante una breve audiencia de instrucción de cargos el viernes.

El Dato

Las chicas, que entonces tenían 12 años, pensaban que asesinando a su amiga se podrían alojar en la mansión del Hombre Flaco

La policía dijo que planificaron durante meses cómo atraer a su amiga Payton Leutner a un bosque después de dormir juntas en la casa de una de ellas.

Su intención, según la policía, era matarla como sacrificio al "Slender Man" (Hombre Flaco), descrito como un hombre de estatura y delgadez antinaturales que viste traje oscuro y no tiene rasgos faciales visibles. Las historias del Hombre Flaco han proliferado en internet.

Querían matarla, en parte, para demostrar que existe, según documentos policiales. Las chicas, que entonces tenían 12 años, pensaban que con ello se podrían alojar en la mansión del Hombre Flaco, según documentos policiales. Añaden que después de apuñalar a su amiga y darla por muerta, emprendieron camino hacia un bosque a 480 kilómetros de distancia donde creían que vivía el personaje.

Payton sufrió 19 heridas, una de las cuales erró por centímetros una arteria cerca del corazón. Pudo arrastrarse hasta un camino, donde la vio un ciclista que pasaba. Luego tuvo una recuperación que su familia calificó de "milagrosa" y pudo volver a la escuela tres meses después del ataque.

Tony Cotton, abogado de una de las chicas, dijo previamente que se declararía inocente por incompetencia mental. El defensor de la otra acusada no respondió a los pedidos de declaraciones.

Los defensores han pedido que se ventile el caso en un tribunal de menores porque las adolescentes padecen una enfermedad mental y no recibirán tratamiento en el sistema penitenciario adulto.

Pero el juez Michael Bohren resolvió que se las juzgue en una corte para adultos, porque de ser halladas culpables como menores, quedarían en libertad a los 18 años sin supervisión ni tratamiento de salud mental.

El cargo para ambas es intento de homicidio premeditado, con una pena de 65 años de prisión. Están presas desde el día del ataque.

La Associated Press no las ha identificado porque una corte de apelación podría trasladar el caso al tribunal de menores, donde los procesos se realizan a puertas cerradas.