Alfil de Trump al FBI promete independencia ante el Senado

Alfil de Trump al FBI promete  independencia ante el Senado
Por:
  • la_razon_online

El hombre nominado por el presidente Donald Trump para ser el próximo director del FBI se pronunció en desacuerdo con el mandatario ayer, al afirmar que en su opinión no es cierto que la investigación sobre la intromisión de Rusia en la campaña electoral sea una “cacería de brujas”.

Christopher Wray, nominado el mes pasado por Trump para dirigir la principal agencia policial del país, dijo en su sesión de confirmación en el Senado que nunca permitirá que las influencias políticas desvíen la misión del FBI.

“Sólo hay una forma de hacer este trabajo, que es con estricta independencia, punto por punto, cumpliendo fervientemente la Constitución y nuestras leyes y las mejores prácticas de la institución, sin miedo, sin favoritismo y, sin duda, sin atender a ninguna influencia política partidista”, ha declarado Wray ante la Comisión de Justicia del Senado.

La comparecencia de Wray ante la Comisión de Justicia de la Cámara Alta norteamericana coincide con la polémica por la salida a la luz de una reunión mantenida por el primogénito de Trump y una abogada rusa en junio del año pasado. Según los correos electrónicos difundidos por el propio Donald Trump Jr., la carnada para esta cita era una supuesta información comprometedora de la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

Wray evitó responder a preguntas específicas sobre estos emails, pero sí que ha subrayado: “Cualquier amenaza o intento de interferir en nuestras elecciones por parte de un actor estatal o no estatal es el tipo de cosas que el FBI querría evitar”.

Trump ha dicho que la investigación sobre la posibilidad de que su campaña conspiró con Rusia para ganar las elecciones el año pasado no es más que una “farsa”. La investigación ahora es dirigida por un fiscal independiente, Robert Mueller, quien fue una vez director del FBI.

Wray, ungido para el cargo luego que Trump destituyó abruptamente a James Comey, dejó en claro que en el tema, está en desacuerdo con el presidente.

“No considero que el director Mueller se ha embarcado en una cacería de brujas”, dijo en respuesta a preguntas del senador republicano Lindsey Graham.

Prometió dirigir el FBI “sin permitir influencia alguna política o partidista”, y advirtió que considerará inaceptable todo intento de interferir con la pesquisa dirigida por Mueller.

Cuando fue destituido el 9 de mayo, Comey dijo que Trump le exigió lealtad absoluta durante una cena en la Casa Blanca. Wray manifestó además que Trump le había pedido poner fin a la investigación en torno al ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn. Wray dijo que Trump no le exigió lealtad, y que si lo hiciese, él no aceptaría.

De ser confirmado, Wray, de 50 años, dirigirá la principal agencia policial del país en momentos particularmente delicados. Comey era ampliamente admirado dentro de la agencia y quien estaba en medio de la investigación sobre posibles vínculos entre la campaña de Trump y Rusia para ganar las elecciones.

A pesar de ello la audiencia, la primera vez que se le examina a Wray en público desde su postulación, estuvo prácticamente exenta de denuncias o retórica, lo cual parece ser apropiado dado que allegados de Wray lo califican de tranquilo y sereno. Wray parece contar con apoyo de domócratas y republicanos.

El debate en la audiencia se centró casi exclusivamente en la investigación sobre Rusia y Wray reiteradamente expresó cuánto respeta a Mueller y su trayectoria.

El abogado aseguró que no tiene razón para dudar de la evaluación de las agencias de inteligencia estadounidenses, sobre el intento de Rusia de infiltrarse en los sistemas computarizados estadounidenses para afectar las elecciones.

Legislador traza vía para destituir al magnate

Un legislador federal de California presentó ayer una acusación para destituir al presidente estadounidense, Donald Trump.

El congresista demócrata Brad Sherman acusa a Trump de obstruir las investigaciones sobre la interferencia rusa en la campaña presidencial de 2016, en parte por despedir al director del FBI James Comey.

Sherman reconoce que su lista de acusaciones es “el primer paso de un largo camino”. “Pero si la incompetencia impulsiva continúa, entonces eventualmente —dentro de varios, varios meses— los republicanos se sumarán al proceso de destitución”, dijo en un comunicado.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que la resolución de Sherman era “completamente ridícula” y un “politiquería de la peor”.

El esfuerzo tiene pocas posibilidades de ser aprobado por la cámara baja, donde los republicanos son mayoría. Sherman ni siquiera cuenta con el respaldo de muchos de sus colegas demócratas.

Los liberales se han distanciado de los esfuerzos para destituir al presidente. Creen que esto sólo alentaría a los simpatizantes de Trump. La resolución de Sherman tiene un copatrocinador, su colega demócrata Al Green.

Christopher Wray

Estudios: Graduado de la Escuela de

Derecho de Yale

Nominado a:

Director del FBI

Experiencia: Secretario legal de un juez federal conservador, fiscal federal durante décadas y alto funcionario en el Departamento de Justicia, bajo

la administración

del expresidente

George W. Bush.