Domingo 20.09.2020 - 22:40

Apocalypsis Now

Apocalypsis Now
Por:

En Bagdad/ Bruselas

Las fuerzas iraquíes prosiguieron ayer los bombardeos contra po- blaciones situadas en las afueras de Mosul y su avance terrestre hacia esta ciudad, la segunda de Irak y el principal bastión del Estado Islámico.

Entre continuos ataques aéreos e intermitentes disparos, las tropas kurdas y el Ejército iraquí reforzaron ayer el frente de Jazer, a unos 17 kilómetros de Mosul, para redoblar el acoso a los yihadistas.

La batalla y sus consecuencias preocupan profundamente a la UE. Ayer, el nuevo comisionado de Seguridad, el británico Julian King, avisó del riesgo de que la ofensiva contra el bastión del EI conlleve la vuelta a Europa de “combatientes dispuestos a la violencia”, una amenaza que ha pedido no “minusvalorar”, pero tampoco “sobredimensionar”.

“Es una amenaza muy seria para la que tenemos que estar preparados, aunque no debemos sobredimensionar ese peligro”, consideró King en una entrevista al diario alemán Die Welt.

A su juicio, es “bastante improbable” que la caída de Mosul implique un “éxodo masivo” de combatientes a Europa, ya que la experiencia en situaciones análo- gas como Afganistán apuntan a que los terroristas caen en combate o “buscan nuevos lugares” de lucha.

King se refiere a combatientes extranjeros “dispuestos a la violencia” que elijan regresar a la Unión Europea, de donde son originarios, después de haber sido instruidos por el Estado Islámico para cometer atentados.

Según la UE, unos dos mil 500 yihadistas con pasaporte europeo se encuentran en zonas de combate. “Tampoco quiero infravalorar el peligro porque un número muy pequeño [de terroristas] ya representa una amenaza seria”, concluyó.

En cualquier caso, el nuevo comisario británico ha pedido rigor a la hora de abordar la situación y marcar la diferencia entre los combatientes extranjeros y los refugiados que huyen del conflicto.

“No se puede identificar a cada refugiado como un terrorista, eso beneficia al Estado Islámico”, dijo al diario alemán.

Mientras, sobre el terreno, los residentes de Mosul denuncian que el EI estaba usando a civiles como escudos humanos para protegerse del Ejército iraquí y las fuerzas kurdas en su avance.

El líder del EI estaría, según algunas informaciones, entre los miles de mili- cianos extremistas que continúan en la ciudad, lo que sugiere que el grupo hará todo lo posible para repeler a la coalición.

Con las fuerzas aún a entre 20 y 50 kilómetros, vecinos entrevistados por teléfono por Reuters señalaron que más de 100 familias se han movido desde los suburbios más expuestos a la ofensiva del sur y el este hacia el centro de la ciudad.

Coalición toma otra ciudad en ofensiva

En el segundo día de su ofensiva para arrebatar Mosul al Estado Islámico (EI), el Ejército iraquí entró ayer a la ciudad de Qaraqosh y repelió varios ataques de los yihadistas cerca de Al Qayara.

El Ejército entró sin resistencia en Qaraqosh, al sureste de Mosul, después de que los combatientes del EI

huyesen del lugar, informaron las autoridades iraquíes.

Además, el Ejército y las milicias sunitas locales repelieron al menos tres ataques del EI cerca de Al Qayara. Incluso, cerca de Mosul el EI incendió un yacimiento de petróleo para obstaculizar la vista a los aviones enemigos.

En los enfrentamientos murieron 30 extremistas, añadió el portavoz. Según Amaq, medio del EI, los yihadistas usaron terroristas suicidas en sus ataques.

La primera jornada de ofensiva consiguió liberar 200 kilómetros cuadrados. La coalición aseguró haber liberado siete villas en Al Jazer, al noroeste de Mosul, y el Ejército iraquí cinco pueblos en Gwer.

Por Almudena de Cabvo y Laura del Río