Atenas en llamas

Transfieren en enero a reos de cárcel de Guantánamo
Por:

Redacción

Escenas de pánico se vivieron en la parte oriental de la región griega de Ática. Un incendio forestal de dimensiones de descomunales arrasó con 4 mil hectáreas y viviendas vacías de la zona, por lo que se declaró estado de emergencia.

De acuerdo a los primeros informes, el fuego inició el viernes por la noche, pero no pudo ser controlado por las fuertes ráfagas de viento y las altas temperaturas, lo que avivó la llamas y aumentó las escenas de preocupación entre la población aledaña a localidad de Gramatikos, a unos 40 kilómetros de Atenas.

Los bomberos recomendaron a los habitantes de tres pueblos de la zona que abandonaran sus casas ante el avance sin control del incendio, pese al trabajo sin descanso de una veintena de aviones y helicópteros cisterna.

Las fuerzas armadas y los bomberos trataron de poner cerco al fuego, que presenta un frente de 15 kilómetros y un perímetro de 40 kilómetros en una zona de pinares colindante con áreas pobladas.

Muchos de los habitantes de las localidades afectadas, más de 3.500 residentes permanentes y otros muchos veraneantes, lucharon contra las llamas junto a los bomberos y el Ejército para salvar sus pertenencias.

Los canales de televisión mostraron imágenes de hombres y mujeres con mangueras y recipientes con agua tratando de proteger los patios de sus viviendas ante la inminente llegada del fuego.

"Estamos abandonados y nadie viene a ayudarnos", gritaba en la localidad de Varnavas una mujer ante la televisión, mientras trataba de alejar las primeras llamas con una rama de olivo.

En otras imágenes se podía observar a una pareja de personas mayores evacuadas por la fuerza por la Policía para alejarles del fuego que se acercaba a su vivienda en Gramatikos.

asc