Viernes 14.08.2020 - 03:37

Han traído violencia y conflictos: gobernadora

Avanza acuerdo para sacar a federales de Portland

El retiro gradual de los elementos iniciará hoy mismo, aseguran las autoridades del estado; Departamento de Seguridad lo condiciona a que aumente el número de policías locales

Portland
Un manifestante con un símbolo de la paz, durante la jornada de protestas, ayer.Foto: AP
Por:

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, aseguró que acordó con la administración Trump comenzar una “retirada gradual” de los equipos tácticos que han sido desplegados por el Gobierno federal desde hace semanas, con el objetivo de contener la violencia y los enfrentamientos entre oficiales y manifestantes, quienes suman más de 60 jornadas de protesta por el asesinato del afroamericano George Floyd.

“Después de mis repetidas solicitudes, el gobierno federal acordó un retiro gradual de los oficiales federales que se han desplegado en el Palacio de Justicia de Estados Unidos Mark Hatfield en las últimas semanas. Estos oficiales federales han actuado como una fuerza de ocupación, rechazaron la responsabilidad y trajeron violencia y conflictos a nuestra comunidad”, dijo Brown.

La gobernadora destacó que el acuerdo se logró luego de discusiones con funcionarios de la administración, incluido el vicepresidente Mike Pence, y busca reemplazar las fuerzas federales con elementos locales, para despresurizar la situación causada por la presencia de las fuerzas tácticas del DHS.

Gráfico

“Nuestros agentes locales de la Policía Estatal de Oregon estarán en el centro para proteger el derecho a la libertad de expresión y mantener la paz. Centremos las demandas del movimiento Black Lives Matter de justicia racial y responsabilidad policial. Es hora de tomar medidas audaces para reformar las prácticas policiales”, anunció la gobernadora.

La funcionaria aseguró que el retiro de los efectivos iniciaría desde hoy y únicamente un “contingente limitado de funcionarios federales” se mantendrá enfocado en proteger la corte federal que ha sido el epicentro de las protestas.

Sin embargo, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) aseguró que retirará a sus equipos una vez que haya garantías.

“El Departamento continuará manteniendo a nuestro personal de policía federal actual y aumentado en Portland hasta que tengamos la seguridad de que el Palacio de Justicia Federal de Hatfield y otras propiedades federales ya no serán atacadas y que la sede de la justicia en Portland seguirá siendo segura”, dijo Chad Wolf, secretario interno de Seguridad Nacional.

“El Departamento continuará reevaluando nuestra postura de seguridad en Portland y si las circunstancias en el terreno mejoran significativamente debido a la afluencia de la aplicación de la ley estatal y local, anticipamos la capacidad de cambiar nuestra postura, como lo hacemos todos los días en nuestras otras nueve mil propiedades federales que protegemos en todo el país “, dijo a periodistas.

Gráfico

De acuerdo con medios locales, el vicepresidente Pence le habría dicho a Brown que la policía federal debe permanecer en Portland “hasta que las autoridades estatales y locales pongan fin a la violencia dirigida hacia ellos y el tribunal federal”.

De ocurrir el retiro de los oficiales, esto sería un revés importante contra el presidente Donald Trump, quien ha tomado la estrategia como uno de los estandartes de su campaña por la reelección, culpando a “anarquistas” e “izquierda radical”.

En ese mismo sentido se expresó un día antes el fiscal general William Barr, quien al comparecer ante la Cámara de Representantes, consideró que lo que ocurre en Portland son acciones de “violentos alborotadores y anarquistas (que) han secuestrado protestas legítimas para causar estragos y destrucción sin sentido a víctimas inocentes (...) Lo que se desarrolla todas las noches alrededor del juzgado no se puede llamar razonablemente una protesta; es, por cualquier medida objetiva, un asalto al gobierno de EU.

Aunque las protestas contra las injusticias raciales habían comenzado a decaer cuando llevaban más de un mes realizándose, la presencia de los elementos federales volvió a avivar las tensiones en las últimas semanas, debido a que muchos de ellos estaban sin identificar y han usado gases lacrimógenos.

Además de la gobernadora, también el alcalde de la ciudad, Ted Wheeler, quien la semana pasada incluso recibió gases lacrimógenos durante una protesta, también celebró el fin de la medida: “Voy a seguir apoyando a otros alcaldes y continuaremos luchando contra esta ocupación hasta que estas fuerzas se vayan”, dijo.

TRUMP DEFIENDE SU ESTRATEGIA

Luego de que se diera a conocer el acuerdo, el presidente utilizó su cuenta de Twitter para nuevamente avivar el debate, criticar la estrategia local y de paso atacar a su contrincante en la carrera por la presidencia, Joe Biden.

“Si el Gobierno Federal y su brillante aplicación de la ley (Seguridad Nacional) no hubieran entrado en Portland hace una semana, no habría Portland -estaría quemado y golpeado hasta el suelo-. Si el alcalde y el gobernador no detienen el crimen y la violencia de los anarquistas y agitadores de inmediato, ¡el gobierno federal entrará y hará el trabajo que se suponía que debía hacer la policía local!”, escribió.

En un tuit lanzado minutos después, aseguró que Joe Biden es sólo “un caballo de Troya para la agenda radical de la izquierda. ¡Hará lo que quieran!”; y concluyó la serie de mensajes con un “¡ley y orden!”.

  • El dato: Correos electrónicos que fueron revelados la noche del martes por algunos medios locales indican que el gobierno federal planeaba enviar refuerzos a la ciudad.