EU y aliados enviarán más artillería a Ucrania

En “batalla del Donbás”, Rusia relanza ultimátum a Mariupol

Putin emplaza a hoy para entregar las armas; al menos Biden, junto con homólogos de Canadá y Francia, alistan nuevas sanciones contra Moscú

En Mariupol, cerca de 120 civiles que vivían junto a la planta siderúrgica Azovstal en expansión se fueron a través de corredores humanitarios, ayer.
En Mariupol, cerca de 120 civiles que vivían junto a la planta siderúrgica Azovstal en expansión se fueron a través de corredores humanitarios, ayer.Foto: Reuters
Por:
  • Reuters I

A los combatientes ucranianos que aún resisten en Mariupol, escenario de los combates más intensos de la guerra y de la peor catástrofe humanitaria, Rusia lanzó ayer un nuevo ultimátum para que se rindan, mientras continúa la nueva ofensiva hacia el este de Ucrania para tomar el control del Donbás.

Miles de soldados rusos respaldados por artillería y bombardeos de cohetes avanzaban en lo que los funcionarios ucranianos han llamado la Batalla de Donbá.

La invasión rusa de casi ocho semanas no logró capturar ninguna de las ciudades más grandes de Ucrania, lo que obligó a Moscú a reenfocarse en las regiones separatistas y sus alrededores.

Sin embargo, el mayor ataque contra un estado europeo desde 1945 ha provocado la huida al extranjero de casi cinco millones de personas y ha reducido las ciudades a escombros.

Rusia estaba atacando la planta siderúrgica de Azovstal, el principal bastión que queda en Mariupol, con bombas revienta-búnkeres, dijo un asesor presidencial ucraniano el martes por la noche. Reuters no pudo verificar los detalles.

“El mundo observa el asesinato de niños en línea y permanece en silencio”, escribió el asesor Mykhailo Podolyak en Twitter.

Después de que caducó un ultimátum anterior para rendirse y cuando se acercaba la medianoche, el Ministerio de Defensa de Rusia dijo que ni un solo soldado ucraniano había depuesto las armas y renovó la propuesta. Los comandantes ucranianos han prometido no rendirse.

“Las fuerzas armadas de Rusia, basadas puramente en principios humanitarios, nuevamente proponen que los combatientes de los batallones nacionalistas y los mercenarios extranjeros cesen sus operaciones militares a partir de las 14:00 hora de Moscú el 20 de abril y depongan las armas”, dijo el ministerio de Defensa ruso.

VA MÁS ARTILLERÍA

Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña dijeron que enviarían más armamento de artillería.

“Seguiremos brindándoles más municiones, así como les brindaremos más asistencia militar”, dijo Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca, y agregó que se estaban preparando nuevas sanciones.

Se espera que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anuncie un nuevo paquete de ayuda militar del mismo tamaño que el de 800 millones de dólares de la semana pasada en los próximos días, dijeron varias fuentes a Reuters.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió una pausa humanitaria de cuatro días en los combates el próximo fin de semana, cuando los cristianos ortodoxos celebren la Pascua, para permitir que los civiles escapen y se entregue la ayuda humanitaria.

Rusia dice que lanzó lo que llama una “operación militar especial” el 24 de febrero para desmilitarizar y “desnazificar” a Ucrania. Kiev y sus aliados occidentales lo rechazan como un falso pretexto.

Ucrania dijo que el nuevo asalto resultó en la captura de Kreminna, un centro administrativo de 18 mil personas en Lugansk, una de las dos provincias del Donbás.

El canciller ruso, Sergei Lavrov, confirmó que “está comenzando otra etapa de esta operación”.

Rechazado por las fuerzas ucranianas en marzo de un asalto a Kiev en el norte, Rusia ha enviado tropas al este para la ofensiva de Donbas.

También ha realizado ataques de larga distancia en otros objetivos, incluida la capital.

El Donbás, productor de carbón y acero, ha sido el punto central de la campaña de Rusia para desestabilizar Ucrania desde 2014, cuando el Kremlin utilizó representantes para establecer “repúblicas populares” separatistas en partes de las provincias de Lugansk y Donetsk.

Mariupol ha estado sitiada desde los primeros días de la guerra. Decenas de miles de residentes han quedado atrapados sin acceso a alimentos ni agua y los cuerpos ensucian las calles.

“El ejército ruso se inscribirá para siempre en la historia mundial como quizás el ejército más bárbaro e inhumano del mundo”, dijo el presidente Volodimir Zelenski en un discurso en video.

  • El dato: En Mariupol, cerca de 120 civiles que vivían junto a la planta siderúrgica Azovstal en expansión se fueron a través de corredores humanitarios, ayer.

La ONU pide una pausa humanitaria por 4 días

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió ayer una “pausa humanitaria” de cuatro días en las hostilidades en Ucrania, a partir del jueves, para coincidir con los oficios de Semana Santa de los cristianos ortodoxos.

Al señalar que se acerca la temporada de Pascua mientras se intensifica la ofensiva rusa en el este de Ucrania, Guterres dijo que la necesidad de una “pausa humanitaria” se vuelve más urgente.

“El ataque violento y terribles estragos en civiles que hemos visto hasta ahora podrían palidecer en comparación con el terror que está por venir. No se puede permitir que esto suceda”, dijo a la prensa, y exhortó a rusos y ucranianos a “silenciar las armas de fuego y forjar un camino hacia la seguridad para tantas personas en riesgo inmediato”.

Agregó que la pausa permitiría el desalojo de civiles de “áreas de confrontación actuales o anticipadas” y la entrega de más apoyo humanitario a lugares que los necesitan con desesperación, como Mariúpol, Donetsk, Lugansk y Jersón. Más de cuatro millones de personas en esas zonas necesitan ayuda, señaló.

Con información de AP