Busca que coincida por 20 aniversario del 11-S

Biden va por aplazar retiro de Afganistán

Funcionarios destacan que cambio sobre tropas se debe a temas de seguridad y derechos humanos; talibanes advierten que no acudirán a ningún diálogo si se confirma el retraso

17
Soldados estadounidenses realizan un recorrido por la ciudad de Kandahar, en 2013.Foto: Reuters
Por:
  • La Razón Online

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prevé el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán hasta septiembre, lo que implica un retraso de más de cuatro meses, de acuerdo con la fecha establecida por su antecesor, Donald Trump.

Luego de la visita del secretario de Defensa, Austin Lloyd, a la región, al menos tres funcionarios revelaron a The Washington Post el cambio, presuntamente para que coincida con el 20 aniversario del 11 de septiembre, cuando talibanes de Al-Qaeda atentaron contra las Torres Gemelas, lo que detonó la guerra contra Afganistán en 2001, considerada la más larga que ha mantenido la nación y en la que han fallecido dos mil soldados y aliados, mientras más de 100 mil afganos fallecieron o fueron heridos.

De acuerdo con estas fuentes, que hablaron bajo anonimato, el ajuste al plazo estipulado previamente y que vence el próximo 1 de mayo responde a garantías de seguridad y derechos humanos, pues las conversaciones de paz no han prosperado para reducir el número de efectivos, aunque no dieron más detalles sobre el plan de Biden; esto contrasta con su postura como vicepresidente, pues en la gestión de Barack Obama pugnó por mantener al menos una presencia reducida para actuar contra terroristas en la región.

Además, se indicó que a más tardar hoy Biden, quien se acerca a su primer trimestre de mandato, haga oficial la medida o ésta sea confirmada por los secretarios de Estado, Antony Blinken, o de Defensa ante la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN).

Hace sólo unas semanas Biden adelantó la posibilidad de modificar el plazo, al reconocer que sería complicado cumplirlo, pues aún hay dos mil 500 soldados, respaldados por casi el triple de elementos de otras naciones y de la OTAN.

Horas después, los insurgentes rechazaron el aplazamiento al advertir que no acudirán a la cumbre prevista a finales de mes en Turquía si no se cumple con lo negociado con Trump desde el año pasado.

El portavoz en Qatar, Mohammad Naeem, aseveró que no concederán ningún diálogo mientras que las fuerzas extranjeras continúen en su territorio, pues se niegan a abandonarlo.

Incluso, días antes amagaron con reanudar las hostilidades contra las tropas estadounidenses si cambiaban el plazo fijado, ya que evidenciaban que hasta la fecha no hay movimientos que indiquen que alisten una salida gradual, pues quedan poco más de 15 días; sin embargo, abrieron la posibilidad de que la retirada se completara unos días o semanas después a más tardar. Y hasta sentenciaron que en ninguna conferencia pueden tomar decisiones sobre Afganistán, en medio del incumplimiento de los acuerdos.

A lo que autoridades de EU respondieron que talibanes no han cesado la violencia en dicha nación.

A las críticas se sumó el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, quien señaló que esto sería como una rendición ante el enemigo y hasta tachó el retiro de “grave error” y de abdicación al liderazgo del país, aunque la fecha límite fue negociada por Trump.

“Los conflictos no se acaban, o se ganan o se pierden”, sentenció desde la tribuna de la Cámara alta luego de presentar información sobre la decisión de la administración de Biden.

Incluso, recordó un intento similar de Trump para sacar a los soldados de Siria, ante lo que el Congreso estipuló como condición la certificación de que se cumplieran las condiciones para “una derrota duradera” del enemigo, en este caso insurgentes del Estado Islámico y Al-Qaeda, hecho que en este momento el mismo Biden no puede garantizar, dijo, lo que imposibilita detener la presencia en la región.

McConnell fue respaldado por algunos sectores que advierten que todo lo logrado en la región durante casi dos décadas se revertirá en sólo unos meses.

Sin embargo, Adam Smith salió en defensa del mandatario al asegurar que no se trata de una decisión a la ligera y dado el entorno podría ser la mejor opción, pues consideró que será imposible frenar la violencia en la región con o sin la presencia de las fuerzas estadounidenses.

Mientras que otros legisladores aseguraron que se logró el cometido, pero es momento de abordar la paz desde otra perspectiva.

En tanto, algunos funcionarios revelaron que el ajuste al plazo podría desvelar parte del cambio en la política estadounidense, para centrarse en amenazas como Rusia, Corea del Norte, Irán y Siria, entre otros.

  • El dato: Biden abrió el diálogo con su homólogo ruso, Vladimir Putin, a quien invitó a reunirse en un país neutral para construir una relación estable y discutir asuntos de interés bilateral.