Sábado 5.12.2020 - 16:05

Bolsonaro y Macron se calientan... y mientras la Amazonia no para de arder

Bolsonaro y Macron se calientan... y mientras la Amazonia no para de arder
Por:

La crisis ambiental por los incendios en la Amazonia quedó en segundo plano ante el pleito diplomático entre el presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, y el mandatario francés, Emmanuel Macron, uno de los líderes mundiales que ha presionado por acciones para combatir la depredación de una de las fuentes de oxígeno más importantes del planeta.

Luego de que en Birarritz, Francia, los líderes del Grupo de los Siete (G7) países más industrializados del mundo, incluido Macron, acordaran 22 millones de dólares para frenar los incendios, Bolsonaro, un escéptico del cambio climático, amenazó con rechazar la ayuda financiera si el presidente francés no se disculpa con él, por llamarlo mentiroso.

En medio de las llamas, los dos líderes se han visto envueltos en una guerra de palabras que tocan su vida personal y pública. Primero Bolsonaro, quien se burló de la esposa de Macron y acusó a París de no respetar la soberanía de Brasil. Segundo, Macron, quien calificó a Bolsonaro de mentiroso y afirmó que las mujeres brasileñas probablemente estén avergonzadas de su presidente.

Los incendios en la Amazonia llegan en un momento en que el mandatario nacionalista, quien se ha declarado un gran admirador de Donald Trump, pierde popularidad y se encuentra cada vez más aislado en el escenario mundial por su respuesta al problema ecológico.

Cada vez más preocupados, jefes de Estado y de gobierno en Europa, Asia y América ven con desesperación la incapacidad de Bolsonaro para contener la emergencia, cuando el clima comienza a destacar en la agenda política del mundo.

“Macron tiene que retirar sus insultos. Me llamó mentiroso. Antes de hablar o aceptar algo de Francia debe retirar estas palabras para que podamos hablar. Primero se disculpa, luego ofrece (ayuda), luego responderé”

Jair Bolsonaro

Presidente de Brasil

Los acuerdos comerciales de Brasil y el poderoso sector de agronegocios, que es un motor crucial de su economía plagada de recesión, abonan a la crisis que, al parecer, escapa del control local.

Sin embargo, la oferta de ayuda del G7 ha despertado emociones al interior del gobierno nacionalista de Bolsonaro. Algunos de sus funcionarios están agradecidos por el brazo de apoyo tan necesario y otros lo ven como una señal que socava la independencia de Brasil sobre sus tierras.

El pasado domingo, Bolsonaro provocó la ira de Macron cuando el brasileño respondió a una publicación de Facebook en la que comparaba el aspecto de su esposa Michelle, de 37 años, con la pareja de Macron, Brigitte, de 66. “No humillar al hombre jajaja”, escribió Bolsonaro, en un comentario criticado como sexista.

En una discusión con miembros de su gabinete y gobernadores de los estados amazónicos, Bolsonaro intentó suavizarse: “no tengo nada contra los países del G7, sino contra el presidente de uno de ellos”, en referencia a Macron.

También aseguró que apreciaba el trabajo ambiental de los siete países más industrializados; sin embargo, “cualquier esfuerzo por dañar el sector de agronegocios de Brasil dañaría la economía más grande de América Latina”, remató.

En un impulso para su aliado brasileño, el presidente de Estados Unidos tuiteó su apoyo a Bolsonaro, un compañero ideológico sobre el medio ambiente, China y el comercio.

Bolsonaro “está trabajando muy duro en los incendios de la Amazonia y en todos los aspectos está haciendo un gran trabajo para la gente de Brasil. No es fácil. ¡Él y su país tienen el pleno y completo apoyo de los Estados Unidos!”.

El presidente brasileño respondió en Twitter al espaldarazo: “Juntos estamos luchando contra los incendios forestales con gran éxito en el Amazonas. Brasil es y siempre será una referencia internacional para el desarrollo sostenible”.

Te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/mundo/mueren-40-migrantes-tras-naufragio-en-costas-de-libia/