Califato del EI pierde el 40% de sus “soldados” en un año

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • ethel_bonet

En Beirut

Expertos y analistas antiterroristas han calificado al Estado Islámico (EI) como “el grupo terrorista más rico de la historia”, sobre todo por las ganancias del petróleo, que ascenderían a dos millones de euros diarios.

Esto podría sonar alarmante, pero la pregunta es hasta qué punto es cierto que la organización yihadista tiene tanto dinero, poder y estructura social dentro de su autoproclamado Estado Islámico. Al parecer, su proyecto de Califato no estaría resultando ser tan brillante como ha querido mostrar su vasta maquinaria de propaganda.

A medida que ha ido creciendo la presión en contra con los ataques de la coalición internacional y la ofensiva kurda en la región siria de Raqqa, el reclutamiento de militantes se ha convertido en una cuestión urgente de la organización radical, que ha perdido muchos combatientes en los últimos meses.

Según el último informe de la Inteligencia de Estados Unidos, el EI tiene ahora 19 mil y 25 mil combatientes en Siria e Irak, frente a los más de 35 mil que tenía en 2015. Además, el flujo de nuevos combatientes extranjeros en Irak y Siria se ha reducido de 2 mil a 200 al mes en el primer trimestre del año, según el Pentágono.

Este descenso en el reclutamiento se debe, entre otros motivos, a las dificultades económicas que atraviesa el grupo yihadista.

Hasta ahora, los combatientes extranjeros recibían altas retribuciones económicas y todo tipo de comodidades que les ofertaba el Califato.

Sin embargo, los ataques aéreos contra sus estructuras económicas y las fuentes de financiación agotado las arcas del EI.

“El grupo yihadista está luchando para mantenerse económicamente viable” después de los ataques aéreos de la coalición que destruyeron hasta 800 millones de dólares en las reservas de efectivo del grupo, según confirmó el general Peter Gersten.

De hecho, según el think tank de defensa IHS Janes, el grupo liderado por Abu Bakr al Bagdadi ha lanzado en los últimos días el mayor número hasta ahora registrado desde la formación del Califato en 2014.

En tan sólo un año, estas operaciones se habrían incrementado un 16 por ciento en respuesta a la asfixia que los terroristas sienten sobre el terreno.

Esta estrategia ha hecho que los sueldos de los yihadistas hayan sufrido fuertes recortes, llegando a cobrar hasta el 50 por ciento menos del salario.

Antes de los recortes, un combatiente del EI cobraba alrededor de mil 200 dólares al mes, ahora no más de 400.

En Raqqa, feudo del grupo en Siria, los salarios se han reducido a la mitad desde el pasado diciembre, la electricidad está racionada, al tiempo que los precios de los artículos básicos se han disparado.

La analista libanesa Amal Saad explicó a La Razón: “Es lógico que los militantes extranjeros hayan empezado a abandonar al EI tras la pérdida de territorio en Siria e Irak y el alto número de bajas en las filas yihadistas, ya que sus motivaciones son distintas. La mayoría de los combatientes europeos provienen de clases marginales y se han alistado al EI como una alternativa de vida”.

Según el informe del Comité Sirio de Derechos Humanos, reclutó al menos 800 menores de edad en el último semestre de 2015.

Ante la situación que ha hecho perder a los yihadistas hasta 40 por ciento de territorio en Siria e Irak, los milicianos van acercándose cada día al modus operandi de la otrora poderosa Al Qaeda: hacer la yihad global y atentar en Occidente.

Van seis ataques a hospitales en Siria

La asociación Médicos sin Fronteras (MSF) denunció en la ONU que Estados Unidos, Rusia, Reino Unido y Francia están vinculadas con los ataques a hospitales en Siria, los cuales suman seis esta semana.

En una sesión del Consejo de Seguridad, la presidenta de MSF, Joanne Liu, manifestó que aunque este organismo de la ONU tiene el mandato específico de impulsar la paz y la seguridad en el mundo cuatro de sus miembros permanentes lo han violado de manera reciente.

La representante apuntó que los ataques recientes a hospitales han sido llevados a cabo por la coalición liderada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Afganistán.

Asimismo, las agresiones han sido perpetradas en Yemen por la coalición liderada por Arabia Saudita, que cuenta con apoyo de Occidente.

click para ver gráfico