Comienza a llegar ayuda a Kirguistán

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Moscú. - Al menos dos aviones con ayuda humanitaria de Rusia llegaron hoy a Kirguistán para las víctimas de la violencia étnica, mientras otros dos de las Naciones Unidas aterrizaron en Uzbekistán, a donde se refugiaron unos 100 mil desplazados.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) envió un par de aviones con 800 tiendas de campañas, mantas y colchonetas a la ciudad de Andijan, en Uzbekistán, cuyo gobierno ya cerró su frontera con Kirguistán ante la falta de lugar para alojar a los refugiados.

En total, la ACNUR tiene previsto realizar seis vuelos hasta finales de esta semana, para llevar 240 toneladas de ayuda de emergencia para los desplazados.

De manera separada, otros dos aviones del Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia, con 42 toneladas de ayuda cada uno, aterrizaron en Bishkek, capital de Kirguistán, para ser repartidas a unos 200 mil desplazados dentro de la propia república.

En tanto, el gobierno de Estados Unidos anunció el próximo arribo a Kirguistán de un enviado especial, encargado de recabar información sobre la violencia que estalló la noche del jueves pasado, causando hasta ahora 187 muertos y casi dos mil heridos, según datos oficiales.

La asistencia humanitaria llega mientras la calma prevalece este miércoles en Osh, la segunda ciudad más importante de Kirguistán, aunque sólo algunos disparos esporádicos se escucharon durante el día, reportó la agencia kirguisa de noticias 24.Kg.

El gobierno kirguiso ha enviado fuerzas de seguridad adicionales a las ciudades de Osh y Jalalabad, las ciudades más afectadas por la violencia étnica, para ayudar a restaurar la calma.

Los enfrentamientos de los últimos seis en el sur de Kirguistán entre kirguisos y la minoría uzbeka causó la muerte de al menos 187 personas, mil 932 heridos y más de 250 mil desplazados, de los cuales unos 100 mil escaparon a Uzbekistán, según la cancillería uzbeka.

El flujo de los desplazados ha sido tan abrumador que Uzbekistán cerró algunos de los accesos en su frontera, donde miles de personas aún esperan del lado de la reja de púas que separa a Kirguistán.

Estos enfrentamientos fueron los más graves de la violencia étnica en la república ex soviética desde 1990, cuando cientos de personas murieron por la lucha entre uzbekos y kirguisos en Osh.

Kirguistán vive en un clima inestable desde el pasado 7 de abril, cuando el entonces presidente Kurmanbek Bakiev fue obligado a renunciar al cargo y a huir en medio de una sangrienta rebelión.

La presidenta interina del país, Roza Otunbayeva, acusó a Bakiev de fomentar la tensión entre las comunidades para impedir que se realice un referendo constitucional el próximo 27 de junio.

agp