Martes 20.10.2020 - 14:47

Con hackeo y amenaza, Trump inicia campaña contra Clinton

Con hackeo y amenaza, Trump inicia campaña contra Clinton
Por:

En Nueva York

¿Volvió la Guerra Fría o es que nunca terminó en realidad? Según el FBI, el sistema informático utilizado por la campaña presidencial de la candidata demócrata Hillary Clinton fue pirateado por los servicios de inteligencia rusos.

Este nuevo ataque, el más reciente de una serie de hackeos, llega después de otras dos violaciones de seguridad contra el Comité Nacional Demócrata y la organización que recauda fondos para los candidatos del partido de Clinton a la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

La candidata demócrata, Hillary Clinton, acusa directamente al Gobierno ruso de introducirse en los ordenadores del órgano ejecutivo del partido, el Comité Nacional Demócrata.

“Sabemos también que Donald Trump manifestó una voluntad muy preocupante de respaldar y apoyar a Vladimir Putin. No vamos a permitir eso de ningún país, en particular de uno con el que mantenemos una rivalidad”, añadió la candidata.

Se sabe que el candidato republicano prometió una relación especial con Moscú si gana las elecciones. Trump, además, admira la musculatura política de Putin, un dirigente con el estilo y la determinación que le faltan a Obama, siempre según la visión que dejó caer el propio Trump. Además de la admiración personal, el entorno del candidato republicano mantuvo en el pasado vínculos profesionales con Rusia. Aunque el magnate negó cualquier vínculo comercial y económico con Moscú, su hijo Don dijo en 2008 que Rusia aporta buena parte de los activos de la familia. The Washington Post publicó que Trump intentó en varias ocasiones construir un hotel de cinco estrellas en la capital rusa. Se sabe también que Trump recibió 14 millones de dólares de inversores de aquel país para organizar el desfile de Miss Universo en Moscú en 2013. El “amor” es recíproco porque los medios estatales rusos tomaron partido en la campaña electoral estadounidense, manifestando su apoyo a Trump, al que saludan como un político anti establishment deseoso de cooperar con Rusia.

Hillary Clinton, en cambio, se ganó la enemistad de Putin cuando ésta cuestionó la legalidad de las elecciones rusas, en las que el mandatario resultó electo.

“Se acabó Mr. Simpatía. Díganle a Hillary que ya no voy a ser amable con ella nunca más. He sido muy amable con ella, así que, ¿estás lista?”, aseveró Trump al deslindarse de las acusaciones durante un acto de campaña mientras sus seguidores pidieron que la exsenadora por Nueva York fuera encarcelada.

La lucha por la casa blanca

Ambos candidatos son impopulares. Trump es cuestionado por su retórica antiinmigrante y Clinton por su honestidad y honradez. Trump rompió los esquemas del Partido Republicano al ir contra los propios miembros de la formación. No se ha apegado a ningún parámetro y ha mostrado desconocimiento de las consecuencias económicas y políticas de sus propuestas. Clinton ha manejado una imagen más seria y precavida. Los demócratas han reconocido que su líder carece de habilidades oratorias pero recalcan su “experiencia y logros” como ex secretaria de Estado y exsenadora por NY.

Cuestiona a madre de soldado musulmán

El candidato republicano Donald Trump cuestionó el silencio de Ghazala Khan, madre de Humayun Khan, capitán del ejército de Estados Unidos, muerto en Irak, en 2004.

El magnate aludió en dos entrevistas concedidas a los diarios ABC y The New York Times que la madre del soldado no se expresó durante la Convención demócrata debido a que las costumbres relacionadas con el islam se lo prohíben.

“Si usted mira a la mujer, estaba allí de pie. No tenía nada qué decir.

Probablemente no se le permitió hablar”, aseguró Trump a TNYT.

La progenitora del soldado explicó a través del diario estadounidense The Washington Post en un editorial titulado, Trump criticó mi silencio. No sabe nada del sacrifico verdadero, que al ver proyectada la imagen de su hijo no se veía capaz de hablar sin contener la emoción.

La familia Khan señaló que los líderes republicanos en Washington no deberían apoyar la candidatura del neoyorquino. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, expresó que los soldados caídos merecían “honor y respeto” .