Con huelga de hambre número 25, Fariñas exige que cesen golpizas

Con huelga de hambre número 25, Fariñas exige que cesen golpizas
Por:

En la segunda fase de una huelga de hambre, los riñones e hígado son susceptibles a recibir un daño irreversible. Es el décimoquinto día que Guillermo Fariñas pasa sin consumir agua o alimentos lo cual parece no importarle, con “voz firme y valiente” consigna al diario español El Mundo que su única petición es que el Gobierno de Castro “no golpee ni torture” a los disidentes.

El opositor, quien en 2010 recibió el Premio Sarajov a la Libertad de Conciencia fue golpeado el pasado 19 de julio por agentes de la policía cubana, cuando trató de interceder por un compañero que estaba siendo arrestado. Fariñas aseveró al Nuevo Herald que los oficiales lo mantuvieron en un auto alrededor de una hora y lo golpearon en repetidas ocasiones mientras le advertían que debía suspender sus “proyectos sociales”.

“Ellos están golpeando para que uno no se proyecte socialmente. Cuando me estaban dando, ellos me dijeron que no podía darles más juguetes a los niños, que no podía hacer más cumpleaños colectivos, guarderías infantiles, excursiones a la playa ni reconstruir las casas de la gente”, afirmó el disidente.

Ésta es la vigésima quinta ocasión en la que Fariñas toma como modo de protesta la huelga de hambre. Dice sentirse débil pero está convencido de que la violencia contra aquellos que discrepan de los proyectos políticos de Castro no puede continuar. La más larga fue en 2010 cuando duró 135 días sin probar alimento.

El opositor consideró que las detenciones arbitrarias son un intento del régimen para intimidar a las personas y de censurar las críticas.

Según los datos de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, una organización independiente de monitoreo, en 2015 hubo 8 mil 600 arrestos políticos en Cuba, la mayoría limitados a unas horas, y 93 ciudadanos cumplen condena por motivos ideológicos.

Fariñas consideró que la golpiza que le propinaron los oficiales no puede quedar “impune”. Desde esa fecha se rehusa a ingerir agua y alimentos a menos de que el Gobierno de los Castro declare públicamente que dejará de golpear y acosar a los pequeños empresarios o “cuentapropistas”.

El jueves pasado, el Premio Sarajov fue ingresado de urgencia en un hospital local por deshidratación pero rápidamente pidió regresar a su casa. Muchos activistas temen por su salud.

Fariñas es la cabeza visible de un grupo de disidentes que han iniciado ayunos y huelgas de hambre para protestar por las golpizas y allanamientos arbitrarios que sufren activistas y opositores.

La Iglesia católica descartó mediar ante el Gobierno de Castro sobre la situación de Fariñas, pero, aseguró que está al pendiente de su estado de salud.

Eurocámara en alerta por salud del opositor

La subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo seguirá de cerca el caso y el respeto por los derechos humanos en La Habana.

La presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, Elena Valenciano, expresó su “preocupación y solidaridad” hacia el disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre desde el 19 de julio, y pidió al Gobierno de Cuba que garantice “la integridad de su salud”.

“Estamos extremadamente preocupados por la salud del señor Fariñas. Pido al Gobierno cubano que asegure la integridad de su salud y aborde su petición para mejorar el trato de los presos políticos de Cuba. Pedimos al Gobierno cubano que acate sus compromisos internacionales, contenidos en la Convención de las ONU contra la Tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. El subcomité seguirá de cerca el caso y el respeto por los derechos humanos en Cuba, siendo esto una piedra angular principal del acuerdo de diálogo político y cooperación entre la Unión Europea y Cuba”, expresa el comunicado.

Fariñas, distinguido por la Eurocámara en 2010 con el Premio Sájarov por la defensa de los derechos humanos, demanda al Gobierno el cese de la represión contra los disidentes y un diálogo con la oposición.