“Con muletas, hui del hambre en Norcorea”

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

Ji Seong- ho recorrió seis mil kilómetros desde Corea del Norte a Corea del Sur, tenía 14 años, pesaba 20 kilos , no tenía una pierna y huía de la hambruna que azotó al país en la década de los noventa y de la cual Kim Jong-il era responsable, según relata Ji al diario español El País.

La fuga de aquel régimen significó, dificultad y riesgo para aquel muchacho, ahora convertido en un hombre. Sufrir una discapacidad incrementa las penurias “hasta el límite de lo humanamente insoportable”, dice al recordar lo difícil que fue para él escapar de las condiciones impuestas en Corea del Norte, aparte de las privaciones económicas tenía que enfrentar el rechazo y la discriminación de soldados que se burlaban de su condición física.

Junto a su madre y a su hermana, Ji recogía carbón, que después vendía, para poder sobrevivir.

“Nos colábamos en el tren de mercancías que atravesaba el campo para trasladarnos”

La debilidad que el hambre le provocó lo condujeron a un fatal accidente.

“El siete de marzo de 1996 me desmayé, cuando ya había subido al vagón, porque llevaba días sin comer. Cuando desperté, mi pierna estaba unida a mi cuerpo por un tendón y me di cuenta que el tren me había atropellado” relata Ji, quien también perdió tres dedos de una mano.

Después del accidente tuvo que ser operado, sin ningún tipo de anestesia y en condiciones precarias, cuenta que hasta ahora recuerda el sonido de la sierra cortando la parte del hueso que le quedaba en el extremo izquierdo.

Vivir sin una parte de su cuerpo se hizo más abrumador, pues lo soldados del régimen se burlaban continuamente de él. Harto de los tratos que recibió en su nación decidió emprender la huida junto a su hermano a través del río Tunmen. Era invierno pero cuenta que el sacrificio valió la pena.

“Atravesé con mis muletas China, Laos, Myanmar y Tailandia, pero, finalmente, llegué a Corea del Sur”. Y allí cumplió su “sueño de vivir en un país libre”.

La crisis alimentaria ocurrida en 1997 provocó que cerca de 800 mil niños padecieran desnutrición y que al menos 100 mil estuvieran al borde de la muerte, según reveló un estudio realizado por la Unicef.

“Después de 1994 mucha gente de mi ciudad en la frontera con China murió a causa del hambre. Kim convirtió el país en un terreno de prisioneros”

Diferentes organismos entre ellos Amnistía Internacional denunciaron que las violaciones a derechos humanos.