Miércoles 8.07.2020 - 17:37

Condenan a mujer india a violacion por enamorarse

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Especial

Tener una relación amorosa con un hombre de otra comunidad fue el delito que cometió una mujer de 20 años en el estado de Bengala, al oeste de India, para recibir de castigo una violación tumultuaria.

La decisión del castigo fue tomada por el jefe del consejo tribal de patriarcas de Birbhum, el distrito donde se encuentra el pueblo. El lunes pasado el novio (un hombre musulmán) de la joven (soltera y perteneciente a la tribu santhal) la visitó en casa; los vecinos al ver ese encuentro avisaron al jefe local.

“El jefe local convocó a una reunión de urgencia el martes en la plaza del pueblo a la que se convocó a la joven y a su amante”, señala el Hindustan Times. Entre los miembros del comité se hallaban hombres de más de 40 años.

Los amantes fueron atados en un árbol y sentenciados a cubrir una multa de 25 mil rupias, unos 297 euros (cinco mil 450 pesos) cada uno. El novio se comprometió a pagar la fianza en una semana, pero los padres de la joven se declararon incapaces de juntar esa suma, por lo que el jefe del grupo ordenó como castigo que fuera violada por los habitantes. “Me violaron… todos tenían la edad de mi padre”, declaró la mujer a la policía.

Fue hasta el miércoles por la noche que la mujer fue atendida en un hospital. De acuerdo con la madre, la familia fue encerrada y amenazada para que no denunciaran a la policía. Ahora la mujer se encuentra en estado grave, pero antes de ser atendida identificó a trece hombres que habían participado en el “castigo”, entre ellos el jefe de la tribu.

Estas sentencias locales son comunes en las zonas rurales de India, pues la justicia en las zonas tribales es impartida en su gran mayoría por tribunales populares; y aunque sus normas se basan en tradiciones, en ocasiones violan los derechos humanos.

En esa misma zona, pero en 2010, patriarcas del distrito obligaron al menos a tres mujeres a desnudarse y caminar en público en ese estado, como una forma de humillación por no atender las costumbres locales.

El pasado 31 de diciembre una adolescente de 16 años murió calcinada en el estado de Bengala Occidental tras sufrir dos violaciones colectivas. Primero el 26 de octubre y nuevamente el día siguiente por un grupo de seis hombres, vecinos, cuando regresaba de presentar la denuncia en la policía por el primer ataque. El 28 de diciembre le prendieron fuego y murió en un hospital tres días después.

Hace poco más de un año una estudiante de 23 años murió en Nueva Delhi por las heridas sufridas tras una violación en grupo en un autobús en marcha, un caso que acaparó la atención de los medios de comunicación. Esto generó que el gobierno endureciera la legislación que castiga las agresiones sexuales y la prensa siguiera con más atención la violencia de género.

A pesar del endurecimiento de las leyes y de los esfuerzos para modificar los comportamientos hacia las mujeres, en una sociedad profundamente patriarcal, el número de crímenes sexuales no deja de aumentar en India. En 2012 se registraron hasta dos mil 822 denuncias por violación.