Jueves 1.10.2020 - 07:35

Confia UNSMIS romper “ciclo de violencia” en Siria

Mancera afirma que la nueva línea sí va
Por:

Robert Mood recorriendo las calles de Homs, Siria.- Foto: AP

Jerusalén.- El jefe de la Misión de Supervisión de las Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), Robert Mood, reconoció hoy violaciones al cese al fuego, pero destacó que la presencia de monitores tiene un “efecto de sosiego” en las áreas visitadas.

“Tenemos todavía una buena posibilidad de romper el presente ciclo de violencia y convertirlo en un ciclo positivo”, dijo el general Mood a la prensa al término de su encuentro con el gobernador de la central provincia de Hama.

Indicó que aunque han habido violaciones al frágil alto al fuego tanto por el régimen como por la oposición siria, la simple presencia de los observadores tiene un “efecto de sosiego” en las áreas que visitan para verificar el cumplimiento del plan de paz del emisario Kofi Annan.

Señaló que el principal objetivo de la UNSMIS es supervisar el cese de la violencia por todas las partes y garantizar el éxito de la misión de Annan para resolver la crisis en Siria.

Un total de 52 observadores de las Naciones Unidas ya se encuentran desplegados en las provincias de Homs, Alepo, Hama, Idleb, Deraa, así como en Damasco, mientras otros 100 llegarán en los próximos días, según Mood, citado por la agencia siria de noticias SANA.

El general noruego explicó que entre las tareas de los observadores es enviar informes diarios a las Naciones Unidas, basados en su apreciación directa de los acontecimientos en el terreno.

En el cumplimiento de su trabajo, los observadores se reunirán con la población para alcanzar un criterio transparente y ver la realidad de las cosas, para lograr un enfoque objetivo, sostuvo Mood.

El gobernador de Hama, Anas al-Naem, por su parte, se comprometió a dar todas las facilidades a los expertos para que alcancen una valoración precisa y objetiva de lo que ocurre en Siria, con la finalidad de que tenga éxito su misión.

Pese al alto al fuego, que entró en vigor el pasado 12 de abril, la violencia continuó este jueves en Siria, con un saldo de la menos 22 muertos a manos de las fuerzas del régimen del presidente Bashar al-Assad, denunciaron los opositores Comités de Coordinación Local.

Precisaron que siete personas murieron en la Universidad de Alepo, en el noreste de Siria, cuando las fuerzas de seguridad irrumpieron en el campus y dispararon contra cientos de estudiantes que se manifestaban en favor de la revuelta contra el régimen de al-Assad.

En otros episodios de violencia cometidos por las tropas sirias, seis personas fallecieron en Homs, tres en los suburbios de Damasco, dos en Deraa, dos en Hama, uno en Idleb y uno en Hasakeh.