Conflicto entre May y Putin por el exespía llega a terreno diplomático

Confirma OPAQ uso de agente nervioso en ataque a exespía ruso
Por:
  • la_razon_online

Las fricciones entre los gobiernos de Londres y Moscú por el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija, el pasado 4 de marzo, en la capital británica, dejó de ser un asunto doméstico. Ayer, la primera ministra británica, Theresa May, anunció la expulsión de 23 diplomáticos rusos y la suspensión de contactos bilaterales con Moscú, en respuesta al atentado contra un exespía ruso, perpetrado en suelo inglés y con armas químicas.

Rusia “es culpable” del atentado, aseguró May en el Parlamento tras cumplirse el ultimátum que Londres había dado a Moscú para explicarse y antes de anunciar la expulsión de “23 diplomáticos rusos identificados como agentes de inteligencia no declarados”, que tienen una semana para irse.

Además, May suspendió los contactos bilaterales de alto nivel, incluyendo una visita prevista del ministro de Exteriores ruso Serguéi Lavrov y toda representación diplomática británica, en el Mundial de fútbol Rusia-2018. “No habrá asistencia de ministros ni de miembros de la familia real al Mundial de Rusia”, afirmó.

May culpó al presidente ruso Vladimir Putin del deterioro de las relaciones. “Muchos de nosotros miramos a la Rusia post-soviética con esperanza. Queríamos una mejor relación y es trágico que el presidente Putin haya elegido actuar así”, dijo May en el Parlamento.

La respuesta de Moscú “no tardará”, aseguró el ministerio ruso de Exteriores, calificando las medidas de May de “hostiles”. La expulsión de los diplomáticos “es absolutamente inaceptable e indigna”, añadió la cancillería en su comunicado.

Por su parte, los organizadores del Mundial minimizaron el boicot diplomático británico. “La elección de venir o no venir a la Copa del Mundo es de cada aficionado. No tendrá impacto en la calidad del torneo. Siempre hemos tenido la intención de organizarlo al más alto nivel”, declaró a la agencia de prensa RIA Novosti Alexei Sorokine, al frente del comité de organización del Mundial 2018.

La postura de la administración británica fue apoyada por Europa. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, señaló ayer a Rusia como probable responsable del envenenamiento de un exespía ruso residente en el Reino Unido y adelantó que incluirá el asunto en la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE), que se celebrará la próxima semana en Bruselas.

“Expreso mi solidaridad con la primera ministra británica, Theresa May, en relación con el brutal ataque inspirado, muy probablemente, por Moscú”, dijo Tusk a través de la red social Twitter, en relación con al ataque.

Tanto Skripal como su hija continúan hospitalizados en estado “grave” después de estar expuestos a un agente nervioso del tipo “Novichok” —una sustancia química militar fabricada por Rusia— el pasado 4 de marzo en la localidad inglesa de Salisbury (suroeste), en un ataque sobre el que Moscú rechaza cualquier vinculación.

Skripal, que era coronel, trabajó para el espionaje militar ruso antes de ser condenado en 2006 a 13 años de prisión por actividades de espionaje para los servicios secretos británicos MI6, aunque pasados varios años fue liberado durante un canje de espías y se estableció en el Reino Unido.

El presidente del Consejo Europeo, institución que representa a los países de la Unión Europea, dijo que añadirá “esta cuestión en la agenda” de la cumbre que mantendrán los jefes de Estado y de gobierno en Bruselas, los próximos 22 y 23 de marzo.

Poco antes, en la sesión plenaria del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia), el presidente del grupo liberal en la Eurocámara, Guy Verhofstadt, criticó que la UE no tuviera todavía una “opinión” sobre “este ataque en suelo europeo, británico”.

ONU condena presunto ataque del Kremlin

El secretario general de la ONU, António Guterres, expresó ayer su preocupación por el ataque contra el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija, y condenó cualquier uso de agentes nerviosos y otras armas químicas.

Guterres, a través de un portavoz, señaló que la utilización de agentes nerviosos es “inaceptable” y que, si el responsable es un Estado, supondría “una seria violación de la legislación internacional”.

“Aunque el secretario general no está en posición de atribuir responsabilidad, condena firmemente el uso de cualquier agente nervioso o arma química”, dijo a los periodistas el portavoz Farhan Haq.

Según Haq, la ONU está preocupada por la información llegada desde Gran Bretaña y desea una rápida recuperación a las personas afectadas por el supuesto ataque.

Las autoridades británicas informaron ayer al Consejo de Seguridad de la ONU de los detalles del caso.