Corrupcion del hijo de Bachelet desmorona al gobierno chileno

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto archivo AP

Sebastián Dávalos, el hijo de la presidenta chilena Michele Bachelet, está acusado de tráfico de influencias para conseguir un préstamo de diez millones de dólares para su esposa.

El dinero fue empleado por esta para comprar terrenos que luego fueron vendidos con una importante ganancia, generando un escándalo.

En febrero pasado, cuando se destapó el escándalo, la mandataria estaba de vacaciones dijo que “por encontrarse lejos de Santiago, sin televisión, ni teléfono, ni radio, había recibido información fragmentada, lo que no le permitió entender la magnitud de lo que estaba pasando”.

Esto hundió súbitamente la popularidad de la presidenta, quien en 2010 reportó una aprobación histórica de 84 por ciento. Actualmente, 54 por ciento de

los gobernadors reprueba sus decisiones políticas.

La crisis de credibilidad cimbra la cúpula del país sudamericano que el pasado miércoles la mandataria pidió la renuncia de todo su gabinete, y anunció que el próximo sábado revelará qué ministros se quedan y quiénes dejan

sus cargos.

“No quiero hacer las cosas ni a la loca ni aceleradamente. Les he pedido también a los ministros que en este periodo sigan trabajando con fuerza hasta que yo lo decida”, declaró en una entrevista con Mario Kreutzberger, conocido como Don Francisco.

Al escándalo de su hijo, se suma que hace semanas, líderes y políticos tanto del oficialismo como y de oposición pidieron un cambio en el gabinete para aminorar la crisis generada por el financiamiento ilegal a la política y las campañas electorales por parte de empresarios.

El 2 de abril pasado, la excandidata presidencial Evelyn Matthei se sumó a estos cuestionamientos hacia el gobierno. Exigió que era urgente un cambio en el Ministerio de Interior antes del 21

de mayo.

“Ella va a tener que poner a una figura muy fuerte en Interior, ella como persona no tiene la magia, el poder ni el liderazgo que tenía hace un año atrás. Ella ya perdió poder y creo que esto es irrecuperable“, manifestó la mujer de oposición que contendió contra Bachelet en 2013.

Además, propuso para el cargo a Rodrigo Peñalillo, a José Miguel Insulza o Ricardo Lagos Escobar.

Para diciembre de 2014, 66 por ciento de los chilenos exigió un cambio en el gabinete de acuerdo con un estudio difundido por la revista especializada América Economía. Además, 76 por ciento de los ciudadanos consultados sostiene que las finanzas públicas de ese país

están estancadas.

Además del caso Caval, como se conoce al escándalo de desvíos de Dávalos, otros dos asuntos salpicaron la imagen de la mandataria sudamericana.

En primer lugar, está el caso del Grupo Penta, que incluye casos de sobornos, lavado de dinero y fraude al fisco por parte de la empresa en la que se emitieron facturas apócrifas para financiar campañas políticas de diputados y senadores chilenos.

En el mismo sentido, el caso Soquimich, que se mantiene bajo investigación de las autoridades chilenas, involucra a una cuñada de Pablo Wagner, ex subsecretario de Minería, por una presunta emisión de documentos falsos para justificar gastos de políticos oficialistas y de oposición.