Corrupcion en el gabinete de Guatemala derriba al #2

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

El 16 de abril pasado la sociedad guatemalteca alzó la voz por los casos de corrupción que salieron a la luz con la huida de Juan Carlos Monzón, secretario de vicepresidencia, debido a pruebas de enriquecimiento ilícito.

Ayer, la crisis dio un nuevo giro y orilló la dimisión del número dos del gobierno de Otto Pérez: Mauricio López Bonilla, ministro de Interior, pero además llevó al mandatario a ordenar la destitución de cinco personas.

La primera en caer por las protestas, iniciada luego de que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y el ministerio Público

desarticularan una banda de contrabando y defraudación aduanera, liderada por Monzón, fue la vicepresidenta, Roxana Baldetti.

El presidente dijo en conferencia de prensa que la renuncia de López Bonilla obedece a informaciones que se habían dado sobre contrataciones, por lo que el ministro dispuso renunciar.

“El ministro me dijo que estaba en la mejor disposición de no quedarse atrincherado y salir, dar la cara y poder enfrentar cualquier situación que se pudiera estar dando”, dijo el mandatario.

En lugar de López Bonilla, el presidente nombró a Eunice Mendizábal, hasta ayer viceministra de Asuntos Antinarcóticos.

Pérez Molina también destituyó a Michel Martínez, la ministra de Medio Ambiente, sobre quien pesa una investigación y solicitud de retiro de su inmunidad por un caso de corrupción millonario por el uso de un líquido para limpiar el Lago de Amatitlán, el cual habría resultado ser un fraude.

A la lista de salidas del gobierno se unen Edwin Rodas, quien fue nombrado Ministro de Energía y Minas hace tan sólo seis días, y Ulises Anzueto, director de la Secretaría de Inteligencia

del Estado.

“Las renuncias las pedí yo, las acepté y estoy haciendo los cambios que yo considero oportuno hacer”, declaró Pérez Molina.

En este escenario, el mandatario rechazó que se trate de un resquebrajamiento de su gobierno. “Son rumores infundados”, dijo.

López Bonilla, un teniente coronel del ejército, era conocido como el hombre fuerte del presidente. Llegó junto a Pérez Molina a la cartera del Interior el primer día de gobierno, el 14 de enero de 2012. Fue su jefe de campaña y es actualmente el secretario general adjunto del oficialista Partido Patriota.

De acuerdo con activistas, durante su gestión se agudizaron las violaciones a los derechos humanos, especialmente en el interior, relacionadas con la protección de transnacionales de industrias extractivas que operan en el país.

Los cambios en el gobierno guatemalteco fueron acelerados por varios escándalos de corrupción, que han enfrentado funcionarios.

Entre los casos más sonados está el de la defraudación aduanera por varios millones de dólares, que involucra a funcionarios y particulares.

El más reciente ocurrió el miércoles cuando autoridades detuvieron a la junta directiva del Seguro Social, que incluye a su presidente Juan de Dios Rodríguez y a Julio Suárez, presidente del Banco de Guatemala, por haber autorizado y otorgado un contrato en forma irregular por unos 15 millones de dólares, a un proveedor de tratamientos de pacientes renales.

De acuerdo con la Procuraduría de Derechos Humanos del país centroamericano, el cambio de proveedores causó varias muertes, por lo que la fiscalía busca además incluir el cargo de homicidio culposo en la pesquisa.

Los funcionarios ligados a la corrupción en el sector social están señalados de desviar 15 mdd.