Crece grieta en la derecha francesa: Le Pen acusa a su hija de traicion

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Un día después de la expulsión del partido, el fundador del ultraderechista Frente Nacional francés, Jean-Marie Le Pen, se dijo traicionado y avergonzado de su hija Marine, quien encabeza la agrupación política.

Además, expresó su rechazo a que su hija y actual presidenta del partido, Marine Le Pen, se convierta en la futura presidenta de Francia.

“Sería escandaloso que los principios morales (de mi hija) presidan el Estado francés”, declaró a la estación de radio Europe 1.

Jean-Marie Le Pen fue suspendido de la militancia por la dirección ejecutiva del partido ultraconservador luego de que el político pronunció comentarios antisemitas y desdeñó los campos de concentración nazis.

Según Le Pen, su hija es un “poco peor” que los partidos mayoritarios (el conservador en el poder UMP y el opositor Partido Socialista) porque “el adversario combate cara a cara”, mientras que ella lo hace “por la espalda”.

“De momento no deseo su victoria en las elecciones (presidenciales) de 2017”, comentó Jean-Marie en referencia a

su hija.

El partido que fundó hace 43 años lo suspendió el pasado lunes tras una nueva provocación antisemita y se dispone a quitarle, durante una asamblea general extraordinaria, la presidencia honorífica del conservador Frente Nacional.

Este veredicto obliga a Jean-Marie Le Pen, de 86 años de edad, a entregar su carnet de militante del Frente Nacional, pese a que la suspensión es provisional.

El cofundador del partido en 1972 y que lo dirigió hasta 2011, conservará de momento su estatus de presidente de honor y sus mandatos de diputado europeo y consejero de la región Provenza-Alpes- Costa Azul.

El enfrentamiento entre Jean-Marie Le Pen y su hija surgió el mes pasado luego de dos entrevistas de este en medios franceses.

En las entrevistas, Jean-Marie Le Pen reiteró que las cámaras de gas de los campos de concentración nazis no fueron más que “un detalle” sin importancia “de la historia” y expresó su apoyo al ex presidente francés Philippe Pétain, quien colaboró con los nazis.

También calificó de “inmigrante” al actual primer ministro francés Manuel Valls, hijo de un pintor español y de una suiza, y afirmó sentirse “traicionado” por su familia.

La actual presidenta del FN, Marine Le Pen, calificó las declaraciones de su padre de “suicidio político” y de “provocaciones groseras”.

Además, sostuvo que con sus comentarios y su “actitud” Jean-Marie Le Pen “perjudica al movimiento” que representa el Frente Nacional, que el año pasado ganó las elecciones europeas en Francia y convocó a la dirección ejecutiva del partido para sancionarlo.

Jean-Marie impulsó el ascenso de su hija hasta la presidencia del partido. Incluso los medios de su país la comparan con su padre por su apariencia física, y destacan que carece de talento oratorio.

De acuerdo con el periódico español ABC, el fundador del FN ironizó sobre el futuro sentimental de su hija. Sostuvo que espera que se case con su actual pareja, Louis Alliot, o con Florian Philippot.

Marine Le Pen es madre de tres hijos de dos matrimonios anteriores a su relación amorosa con Louis Aliot. Philippot, por su parte, es el primer homosexual que ocupa el cargo de vicepresidente del FN, que los amigos políticos de Jean-Marie Le Pen califican agriamente de club gay.

La nieta de Jean-Marie y sobrina de Marine Le Pen, Marion Maréchal-Le Pen, también importante dirigente del FN, declaró su incomodidad por la diferencia que claramente exhibe

tintes familiares.

“Me encuentro en una situación muy delicada”, manifestó, y achacó la reacción virulenta de su abuelo a

“heridas afectivas”.

Tenía prohibido hablar a nombre del partido

Jean-Marie Le Pen y Marine se disputaban hasta hace dos días la titularidad de la ultraderecha francesa, dentro y fuera de un Frente Nacional (FN) dividido entre partidarios y adversarios.

La semana pasada, Marine, la actual presidenta del FN, y la cúpula del partido desaprobaron y desautorizaron a Jean-Marie Le Pen a que se pronuncie en nombre de todo el gremio político.

Jean-Marie Le Pen asistió la mañana del lunes al comité político del FN, que duró cuatro horas y enfrentó a los partidarios de Marine (muy mayoritarios.

El líder histórico decidió no participar en el comité ejecutivo, transformado oficiosamente en «comité de sanciones» contra su propio fundador.

Marine convocó personalmente el comité ejecutivo del FN, con el fin de estudiar las posibles sanciones que el partido de la extrema derecha pudiera tomar contra su fundador. Jean-Marie Le Pen reaccionó anticipadamente a las posibles sanciones reclamadas por su propia hija: “Mi dignidad me impide presentarme delante de un comité disciplinario, siendo totalmente inocente”.