Cuba sale de lista negra ante repudio republicano

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto archivo AP

Estados Unidos retiró ayer a Cuba de la lista de estados que apoyan el terrorismo, un paso clave en la normalización de las relaciones entre ambos países, que comenzó el pasado diciembre por los presidente, Barack Obama y Raúl Castro.

El siguiente paso consiste en que el Congreso estadounidense levante el embargo contra Cuba y que ambos países reabran embajadas.

La isla figuraba en la lista negra desde 1982, luego de que la administración del entonces presidente Ronald Reagan la incluyó en plena Guerra Fría, por el apoyo que brindó a grupos insurgentes en América Latina, además de albergar a integrantes de ETA.

Unos 33 años después, el secretario de Estado, John Kerry, decidió retirar la designación de “Estado patrocinador del terrorismo” a la isla, ya que “no ha proporcionado ningún tipo de apoyo al terrorismo internacional durante los seis meses previos” y porque también ha dado “garantías de que no apoyará actos de terrorismo internacional en el futuro”, afirmó en un comunicado el Departamento de Estado.

“Aunque Estados Unidos tiene preocupaciones significativas y desacuerdos con una amplia serie de políticas y acciones de Cuba, éstos caen fuera del criterio relevante a la rescisión de la designación de Estado patrocinador de terrorismo”, agregó en la declaración.

La medida no fue bien recibida entre los republicanos y opositores cubanos, quienes tacharon de precipitada la decisión tomada por el Departamento de Estado estadounidense.

El aspirante a candidato presidencial republicano, Jeb Bush, calificó como un error la decisión, y llamó al Congreso a mantener el embargo económico.

“La remoción de Cuba de la lista (...) y las concesiones unilaterales a La Habana antes que cambie sus formas autoritarias y deje de negar al pueblo cubano sus derechos humanos básicos, es un error”.

El también republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, también cuestionó la medida.

“La administración Obama ha entregado al régimen de Castro una victoria política significativa a cambio de nada”.

Mientras La Habana aún no se pronuncia sobre la medida, la oposición cubana en Miami calificó de “ridícula” la decisión del gobierno de Obama.

“Cuba es un país que no sólo apoyó movimientos terroristas en los 60, 70 y 80 en América Latina, sino que ha sido aliado del movimiento terrorista en el mundo árabe y Europa”, apuntó Pedro López, del Partido Liberal Cubano.

“El régimen castrista no ha renunciado a su naturaleza totalitaria y no ha cambiado en lo más mínimo”, subrayó.

En el mismo tono se pronunció Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano, quien señaló que la decisión “contradice la lógica porque Cuba sigue albergando en este momento a terroristas prófugos de la justicia estadounidense”.

El gobierno de México dijo que reconoce y celebra el avance de la normalización de relaciones diplomáticas entre ambos países, informó la Secretaría de

Relaciones Exteriores.