Fue detenida en 2018

Dan 10 años de prisión a yihadista que dejó morir de hambre a niña

La menor de cinco años fue comprada como esclava, se hizo del baño en el colchón y en consecuencia fue encadenada a un poste lo que le provocó la muerte

Cárcel
Jennifer W., fue condenada a una pena de 10 años de prisión por matar de hambre y sed a una niña iraquí de cinco años de edadFoto: Pixabay
Por:
  • La Razón Online

Una yihadista alemana, identificada como Jennifer W., fue condenada a una pena de 10 años de prisión por matar de hambre y sed a una niña iraquí de cinco años de edad.

La Audiencia Territorial de Múnich, en Alemania, determinó su responsabilidad en el deceso de la menor a quien mantenían cautiva junto a su madre en una vivienda.

Aunque se reportó que fue su marido, Taha Al J., quien mantenía retenidas a las dos víctimas, las autoridades admitieron que la responsabilidad de la exintegrante del Estado Islámico de 30 años de edad es similar, pues no brindó ayuda a la menor.

Según las investigaciones la menor, a la que compraron como esclava, se hizo del baño en el colchón que les daban y en consecuencia fue encadenada a un poste en el patio en medio de un calor sofocante de hasta 50 grados centígrados que le provocó la muerte y la mujer ligada al terrorismo no hizo nada para evitar el deceso, pues le restringió cualquier alimento y bebida, pese a las peticiones de la menor perteneciente a la minoría yazidí, que fue exterminada por el grupo islámico.

Por ello, fue culpada por asesinato por omisión, hecho por el que inicialmente la Fiscalía alemana pedía cadena perpetua.

Esta sentencia por organización terrorista, complicidad en asesinato y tentativa de crímenes contra la humanidad llega cuatro años después de su arresto, el cual se registró en 2018 cuando pretendía viajar de Alemania a Siria.

¿Cómo se unió al Estado Islámico?

Investigaciones de la Policía alemana dan cuenta que la mujer tuvo sus acercamientos con el grupo islámico desde 2014.

Ese año viajó a Irak para unirse a la llamada “policía moral”, que se encargaba de vigilar que las mujeres respetaran los códigos de vestimenta del islam.

Casi un año después, Jennifer se convirtió al islam y se casó con un combatiente del grupo terrorista.

Además, se reveló que la presunta terrorista fue detenida en dos ocasiones, la primera ocurrió en enero de 2016 en Ankara, Turquía, que llevó a su extradición en Alemania; y dos años después fue capturada nuevamente cuando pretendía huir junto a su hija.