Viernes 14.08.2020 - 12:03

Sólo uno de cada cinco se queda en casa

Dejan confinamiento en EU en el punto más crítico

Salen a comer, visitar a amigos y a familiares, aunque perciben más riesgo; desconfían de autoridades; funcionario cree que epidemia se controlará en 4 semanas con uso de cubrebocas

COVID-19
Texas, uno de los estados más afectados por el coronavirus tuvo ayer segundas vueltas de sus elecciones primarias, las cuales se habían pospuesto en marzo. También votaron en Alabama y Maine.Foto: AP
Por:

Pese a que Estados Unidos se encuentra en el momento más crítico de contagios de Covid-19, tras concretar el lunes siete días con un promedio de contagios superior a 60 mil cada 24 horas, la cifra de personas que deciden quedarse en casa es la más baja desde marzo.

La actividad social y comercial se acerca ya a níveles prepandémicos, de acuerdo con el índice publicado por Axios-Ipsos, el cual reveló ayer que a pesar del aumento de los casos en el llamado Cinturón del Sol y los estados del oeste estadounidense, los habitantes se aventuran cada más con mayor frecuencia a salir de sus hogares.

Únicamente 19 por ciento de los ciudadanos; es decir, menos de uno de cada cinco, reportaron haberse mantenido en cuarentena voluntaria la semana anterior. Fue a principios de abril cuando esta tendencia alcanzó su máximo, con 55 por ciento de los ciudadanos confinados.

En los últimos siete días, casi la mitad de los participantes (47 por ciento) detalló haber visitado a amigos y familiares, 30 por ciento salió a comer y 16 por ciento visitó a familiares mayores en los últimos siete días.

Pese a esto, parece que los estadounidenses están conscientes del riesgo, pues 33 por ciento considerada como una actividad potencialmente peligrosa para la salud visitar a amigos, 37 por ciento tiene esa percepción respecto a salir a cenar y 27 por ciento de los que hacen trabajo remoto considera que sería peligroso volver de manera presencial. Todos estos son los niveles más altos desde finales de mayo.

Asimismo, tres de cada cinco estadounidenses (62 por ciento) ya utilizan cubrebocas siempre que salen a la calle, además de 23 por ciento que lo utiliza ocasionalmente. En suma, este 85 por ciento de usuarios de mascarillas es el nivel más alto jamás registrado.

Gráfico

Ayer, el director del Centro para el Control de Enfermedades, Robert Redfield, consideró que la epidemia se podría controlar en ese país en entre cuatro y semanas si todos utilizan mascarillas.

“Si todos nos cubriéramos la cara durante las próximas cuatro semanas, seis semanas, podríamos llevar esta epidemia al suelo”, dijo.

En conferencia de prensa, consideró que “no estamos indefensos contra este virus”, pues el arma más poderosa es cubrirse la cara.

“Me alegra ver a más y más personas ahora usándolas. Me alegra ver que el presidente usó una máscara este fin de semana, el vicepresidente. Claramente, en su situación, puede justificarse que no es necesario debido a todas las pruebas por las que saben que no están infectados. Pero los necesitamos para dar el ejemplo”, dijo.

Otra situación que ha agravado la pandemia, de acuerdo con la encuesta, es la falta de confianza en las autoridades, pues actualmente sólo 32 por ciento de los estadounidenses considera que el gobierno de Donald Trump vela por su salud, 21 puntos menos que a mediados de marzo.

Mientras que en los gobiernos estatales tiene confianza 55 por ciento, una disminución respecto al 71 por ciento que estaba en esa situación en marzo. Este dato es particularmente bajo en algunos de los estados con mayores repuntes de contagios, como Arizona, Florida, Georgia y Texas, donde el promedio de confianza es de 47 por ciento.

Apenas el lunes pasado, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que “los mensajes confusos de algunos líderes están minando una herramienta vital para cualquier respuesta sanitaria, como es la confianza”.

Gráfico

Ayer, el alcalde Miami Beach, en Florida, estado que es el actual epicentro de la pandemia, acusó que los mensajes mixtos y discursos politizados sobre el coronavirus han obstaculizado las respuestas al creciente número de infecciones en Florida.

“Tuvimos al vicepresidente aquí la semana pasada diciéndonos que estamos en un lugar mucho mejor, y luego, inmediatamente, como si el virus tuviera un alto sentido de ironía y karma, tuvimos los dos peores días en la historia de la pandemia en cualquier parte del mundo, literalmente en Florida”, dijo a CNN.

El demócrata consideró que el país necesita alinear sus mensajes respecto al coronavirus, lo cual incluye la importancia de usar cubrebocas y practicar distanciamiento social.

“Cuando llega un huracán, nadie intenta enviar mensajes políticos (...) todo el mundo sabe qué hacer. Debemos tener el mismo enfoque ahora.. El gobierno federal y estatal tienen que dejar de enviarnos mensajes confusos de que todo está bien“, advirtió.

Respecto a la reapertura de las escuelas, 71 por ciento de los padres considera que es peligrosa; sobre ese tema también habló ayer Robert Redfield, quien consideró que en casi todos los condados hay condiciones para reabrir escuelas, ya que los niños no son un importante instrumento de transmisión del virus.