“Descarada”, labor de Insulza en OEA

Inicia camino del Tri en 2016 ante Senegal
Por:
  • larazon

Redacción

Un editorial del prestigioso diario estadounidense The Washington Post personaliza en “la descarada actuación” del político socialista chileno José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), “la disfunción” de este organismo.

El diario recuerda que la OEA fue fundada en 1948 con dos objetivos “fortalecer la paz y la seguridad” y “consolidar y promover la democracia representativa”.

Sin embargo, afirma el rotativo, que en el segundo objetivo, la OEA está fallando “a pesar de la aprobación en 2001 de la ‘Carta Democrática’, ha hecho poco para detener lo que ha sido una constante erosión de las elecciones libres, la prensa libre y la libertad de reunión en América Latina durante los último años”.

Recuerda el caso de cuando el presidente de Honduras fue detenido y enviado al exilio por los militares el año pasado. La organización, remonta el diario, fue agresiva pero torpe y terminó dificultando el logro de una salida democrática.

En ese sentido, insiste en mencionar que, en el caso de los países donde la democracia ha sido desmantelada por una nueva generación de líderes autoritarios, incluyendo Venezuela y Nicaragua, la OEA no ha actuado en absoluto.

La “personalización de esta disfunción”, señala la editorial, ha sido el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, pues ha atendido descaradamente a los líderes de la izquierda de la región, lo que con frecuencia ha significado hacer caso omiso de la Carta Democrática.

El año pasado, se lee en el diario, presionó por el levantamiento de la prohibición a Cuba para formar parte de la OEA, a pesar de que no ha habido una liberalización de la dictadura de Castro.

Además, señala el rotativo, “cuando el hombre fuerte de Venezuela, Hugo Chávez, lanzó una campaña contra los líderes electos de la oposición, despojándoles del poder e iniciando investigaciones penales, Insulza se negó a intervenir, alegando que OEA “no puede involucrarse en cuestiones de orden interno de los Estados miembros.”

“Pero cuando el izquierdista presidente de Honduras, Manuel Zelaya trató de cambiar el orden interno de su propio país ilegalmente por medio de la promoción de un referéndum constitucional, Insulza lo apoyó, incluso ofreciéndose a enviar observadores”, indica el diario.

Considera que “ahora Insulza va a la reelección, la votación está prevista para finales del próximo mes. Estados Unidos, que suministra el 60 por ciento del financiamiento para la secretaría general de la OEA (47 millones de dólares en 2009) deben tener un interés primordial en la sustitución por alguien que defienda la democracia”.

Sin embargo, dijo, “la administración de Obama está paralizada: todavía tiene que tomar una decisión sobre si apoyar un nuevo mandato del Insulza. En parte, debido a esta palabrería, ningún candidato alternativo ha surgido”.

El diario se pregunta si “hay alguna razón para ello. Hace cinco años, un esfuerzo de la administración Bush para promover un par de candidatos favorables fue contraproducente, y un candidato respaldado por Estados Unidos este año seguramente sería rechazado por Chávez y sus aliados, y por los gobiernos de centro-izquierda como Brasil”.

Como mínimo, dice la editorial, “la administración de Obama debe aceptar la recomendación de un reciente informe del Senado sobre la OEA, elaborado por el personal del senador, en el que pide que el Consejo permanente de la OEA exija a Insulza, hacer una presentación sobre sus propuestas y prioridades para un segundo mandato, y pide que cualquier otro candidato que aparezca ofrezca la misma presentación”.

El rotativo finaliza con la exigencia de que “los Estados Unidos deben dejar claro que no apoyarán a ningún secretario general cuya plataforma sobre cuestiones de la democracia sea insuficiente”.

Y considera que mientras tanto, el Congreso debería considerar si Estados Unidos debe seguir proporcionando la mayor parte de la financiación de la OEA, cuando ésta se inclina por vivir bajo su propia Carta”.

fdm