Desconfia Micheletti del CIDH

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

AP en Tegucigalpa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) comenzó el lunes a investigar la situación en el país y de inmediato el gobierno de facto de Honduras cuestionó su objetividad y dijo que pudiera traer una "visión parcializada".

"Tenemos que tener mucha cautela y no tener grandes expectativas sobre estos informes", dijo en una rueda de prensa la vicecanciller designada Martha Lorena Alvarado. "Tenemos grandes reservas".

Agregó que "hay una enorme infiltración de la izquierda en las organizaciones de derechos humanos".

La CIDH comenzó el lunes con una reunión con miembros de Corte Suprema de Justicia. También viajará a otras regiones del país para recabar información y recibir denuncias sobre violaciones a los derechos humanos cometidas en el contexto del golpe de Estado del 28 de junio al presidente Manuel Zelaya.

La Comisión, que concluye su visita el viernes y podría dar un informe preliminar para esa fecha, no tiene previsto hablar con el presidente designado Roberto Micheletti. "No tienen ningún interés en el gobierno", se quejó Alvarado.

Las denuncias por parte de organizaciones de derechos humanos en Honduras y de los líderes del Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado aumentaron la semana pasada cuando varias manifestaciones que demandan el retorno del presidente derrocado derivaron en violentos disturbios y daños a comercios.

La policía reportó alrededor de un centenar de detenidos que fueron liberados en su mayoría. Permanecen once arrestados, que igual que varios más que quedaron en libertad enfrentan acusaciones de sedición y daños a la propiedad.

Los dirigentes del movimiento dijeron que también pedirán a la CIDH que investigue las muertes ocurridas durante las manifestaciones. Oficialmente se han reportado tres, pero el Frente asegura que son seis los fallecidos.

Aproximadamente unos 2.000 partidarios de Zelaya caminaron el lunes varios kilómetros por céntricas avenidas de Tegucigalpa en una marcha pacífica encabezada por la esposa y la hija del depuesto presidente.

"Los hondureños hemos despertado, la venda que cubría los ojos se ha caído... y nos da satisfacción ver como la gente sigue manifestándose y apoyando las marchas, dijo Xiomara Castro, esposa de Zelaya.

Campesinos que se encontraba en las instalaciones del Instituto Nacional Agronómo vieron la marcha y alzaron sus machetes en señal de respaldo. "Estamos apoyando, aquí está el machete", dijo Bernardino Flores. "Sabemos que se dio un golpe de Estado y no es legal", dijo Salvador Domínguez.

De visita en México, el canciller argentino Jorge Taiana dijo que seguirá con atención la "evolución" de los trabajos de la CIDH en Honduras, y confió que en los próximos días culminen los preparativos para la pospuesta visita de una misión de cancilleres de la OEA a Tegucigalpa y de la que él sería uno de los integrantes.

"Ciertamente el mensaje es claro: hay que volver atrás con el golpe de facto, hay que reponer al presidente Zelaya y hay que revisar un proceso electoral que esté conducido por las autoridades legítimas para que ese proceso sea reconocido", dijo

Una comisión negociadora del gobierno de Micheletti viajó nuevamente el lunes a Washington.

"Tendremos reuniones privadas, no secretas, con todos los que están acreditados en la OEA a fin de que comprendan lo que sucedió en Honduras, donde se respetó la Constitución y las leyes", declaró Arturo Corrales del equipo negociador.

Indicó que el grupo, que es la segunda vez en una semana que va a Washington, estará cuatro días en Estados Unidos.

mvg