Desestima Obama críticas por respuesta a derrame

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

El presidente estadunidense Barack Obama desestimó hoy las críticas a la respuesta de su gobierno para controlar el derrame petrolero en el Gofo de México y dijo que el malestar es derivado en parte de la continua cobertura noticiosa.

En una entrevista con la cadena de noticias NBC, Obama insistió que su gobierno está atento al desarrollo del incidente desde el primer día, mucho antes de que sus críticos tomaran nota de lo que estaba sucediendo.

Dijo que sus tres visitas a la región y el despliegue de recursos para la mayor contingencia ecológica en la historia del país dan cuenta de la prioridad que el incidente tiene, más allá de las frecuentes reuniones con expertos y asesores.

Obama defendió esas reuniones porque dijo que son las que le permiten tener la información necesaria para adoptar las medidas necesarias.

“No me siento a hablar con expertos porque estemos en un seminario. Hablamos con esa gente porque potencialmente ellos tienen las mejores respuestas de modo que yo sepa qué ‘traseros patear’”, dijo.

Sin embargo, Obama afirmó entender el malestar de los estadunidenses por el derrame, pero insistió en que su trabajo no es sumar su voz al coro de quejas. “Mi trabajo principal es resolver el problema”.

Aunque el mandatario evitó las críticas contra la compañía British Petroleum (BP), no ocultó su malestar por algunas declaraciones del director ejecutivo de la empresa Tony Hayward, minimizando el impacto del derrame.

“El (Hayward) no estaría trabajando para mí después de esas declaraciones”, señaló Obama al presentador Matt Lauer, al ser cuestionado al respecto.

Con el derrame de petróleo en su séptima semana y a pesar de que la fuga persiste pese a la exitosa colocación de una válvula de emergencia sobre el pozo, el mandatario se dijo confiado sobre la trayectoria de la respuesta.

Interrogado sobre el daño político que el derrame ha tenido sobre su administración, Obama dijo que la respuesta de su gobierno ha estado enfocada en el incidente, no en cuidar su imagen.

“En este momento la política no me preocupa”, enfatizó el presidente.

Apuntó que el malestar y los paralelos que algunos han trazado con el huracán Katrina derivan en parte del ciclo noticioso de 24 horas, “y es comprensible que la gente esté molesta y frustrada”.

agp