Martes 4.08.2020 - 00:19

Embajadores, cuando Cuba salga de lista terrorista de EU

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Una vez que Estados Unidos quite a Cuba de la lista de países que apoyan al terrorismo a fines de mayo, ambas naciones designarán embajadores, aseguró el martes el presidente isleño Raúl Castro.

“Ya se levantará ese tipo de injusta acusación y podremos nombrar los embajadores”, dijo Castro en un breve intercambio con periodistas, tras despedir en el aeropuerto a su homólogo francés François Hollande.

La administración del mandatario estadounidense, Barack Obama, anunció en abril su decisión de quitar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, lo que eliminó un obstáculo para el proceso de normalización de las relaciones entre ambos países, anunciado en diciembre.

Tras la decisión de Obama se deben esperar 45 días durante los cuales el Congreso puede bloquear la medida. Ese plazo vence el 29 de mayo. De todas formas, Castro indicó que aunque haya representación, el proceso no será inmediato.

“Una vez nombrados los embajadores, restablecidas las relaciones diplomáticas tendremos relaciones; pero normalizar las relaciones ya es otro tema, tiene que eliminarse el bloqueo completo y la base de Guantánamo debe ser devuelta”, agregó el gobernante isleño.

Tras los comentarios de Castro, el portavoz del Departamento de Estado, Jeff Rathke, dijo que no podía confirmar el plazo anunciado ayer por La Habana para la designación de embajadores, pero indicó que sería “lógico” que se produzca una vez que se establezcan las relaciones diplomáticas plenas.

En el mismo sentido, el sucesor de Fidel aseguró que le expresó a Obama su preocupación por la actividad que desarrollan sus diplomáticos en la actual Sección de Intereses de Washington en La Habana, que hace las veces de representación de ese país.

Ambos mandatarios se reunieron en abril en el marco de la Cumbre de las Américas, un encuentro histórico y el primero de los líderes de ambas naciones en más de cinco décadas.

“Ellos alegan que sus diplomáticos no deben tener menos autorización de movimiento de lo que tienen en Rusia, China, Vietnam y yo lo que les manifesté a ellos, al presidente concretamente, que lo que más me preocupa es que continúen haciendo las cosas ilegales que hacen ahora”, expresó Castro.

El mandatario cubano se refirió a las clases que se ofrecen en la Sección de Intereses para periodistas independientes a los cuales “les dan no sé cuántas clases por pantallas por teleconferencias... y por supuesto la correspondiente mesada (pago en dinero)”, comentó.

Las autoridades cubanas señalaron en varias ocasiones que los diplomáticos estadounidenses suelen salirse de las funciones establecidas internacionalmente para su actividad, fomentando y financiando la disidencia para desprestigiar a la revolución.

“Esas cosas no se pueden hacer, sencillamente lo que planteamos es que todos tenemos que ajustarnos a los comportamientos de los diplomáticos en todo el mundo, aprobados en la Convención de Viena, de 1948”, expresó Castro.

Actualmente, los diplomáticos cubanos en Washington así como los estadounidenses en Cuba tienen limitación de movimiento, una medida inicialmente impuesta por el ex presidente estadounidense George Bush y que fue aplicada en reciprocidad por los cubanos.

En las negociaciones que comenzaron a partir del 17 de diciembre pasado, la parte estadounidense insistió en que ése era para ellos un verdadero obstáculo para la normalización de relaciones.