Embarazadas, 200 nigerianas plagiadas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

Unas 200 mujeres que fueron víctimas del grupo terrorista Boko Haram están embarazadas, de acuerdo con testimonios de quienes estuvieron en cautiverio en campamentos de Nigeria.

Durante su traslado al campo de refugiados de Yola, en oriental estado de Adamawa, las mujeres hablaron por primera vez a la prensa local e internacional de cómo fueron retenidas y llevadas hasta refugios del grupo, donde sufrieron todo tipo de vejaciones.

Hambre, enfermedades, golpes, abusos, violaciones sexuales, haber sido testigos de la ejecución de sus esposos, hijos varones y otros familiares; las mujeres narraron lo que describieron

como “horrores”.

“No nos permitían avanzar ni una pulgada, ni siquiera para ir al baño. Nos mantuvieron en un solo lugar. Estábamos bajo esclavitud”, dijo una de las féminas liberadas, que se identificó como Asabe Umaru, según un reporte de la edición electrónica del diario

This Day.

La joven de 24 años dio gracias a Dios por estar viva y al Ejército nigeriano por haberla rescatado de los militantes de Boko Haram, que intentaron lapidarla antes de haber sido liberada.

Explicó que cuando vieron a los soldados levantaron las manos y gritaron pidiendo ayuda. “Entonces los de Boko Haram que nos vigilaban nos tiraron piedras para obligarnos a seguirlos a otro escondite, pero nos negamos”, recordó.

El Ejército de Nigeria rescató la semana pasada a 634 mujeres y niños del norteño bosque de Sambisa, durante un operativo contra el grupo islamista que según Amnistía Internacional (AI) ha secuestrado a más de dos mil personas en el año.

Umaru, madre de dos hijos, dijo que todos los prisioneros, muchos de ellos niños, que estaban en manos del grupo extremista sufrieron desnutrición y enfermedades y que a diario vio morir a muchas de sus compañeras, adolescentes y niños retenidos.

“Cada día fui testigo de la muerte de uno de nosotros. Todos los días moría una de nosotras y solamente esperábamos a que nos llegara el turno”, indicó la joven nigeriana, traslada a Yola para recibir atención médica y apoyo psicológico para tratar su experiencia.

Otra de las rehenes liberadas, Cecilia Abel, recordó que su cautiverio comenzó viendo cómo su esposo y su primer hijo eran asesinados por los milicianos, mientra ella y sus otros ocho hijos eran forzados a avanzar hacia el bosque.

“Sólo nos daban harina de maíz por las tardes. No era apta para el consumo humano. Muchos de los capturados murieron en el bosque de Sambisa.

Incluso después del rescate, otras diez murieron de camino aquí”, indicó.

Lami Musa, otra de las jóvenes liberadas, relató que ella fue secuestrada para que se casara con uno de los jefes de Boko Haram, pero que cuando se dieron cuenta de que estaba embarazada, ejecutaron a su marido y abusaron sexualmente de ella por ser infiel.

Asabe Aliyu, de 23 años de edad, compartió su experiencia: “Me convirtieron en objeto sexual. Hacían turnos para acostarse conmigo, estoy embarazada y no sé quién es el padre”.