En Burundi, 43 anos de caos y golpes de Estado

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos AP

El 25 de abril, el presidente de Burundi Pierre Nkurunziza anunció sus intenciones por contender para un tercer mandato. Desde entonces, han muerto 20 personas y otras 40 mil han emigrado a causa de la violencia que impera en las calles de la capital, Bujumbura.

Sin embargo, la historia reciente del país africano está marcada por la violencia desde la colonización belga que inició en 1916, hasta nuestros días.

Desde la segunda década del siglo XX, se desarticuló la sociedad, se fortalecieron los antiguos antagonismos y fomentaron las rivalidades entre los grupos tutsis y hutus.

En 1962 el país ubicado en el centro de África se independizó de Bélgica y se separó de Ruanda.

No obstante, al poco tiempo se inició un ciclo sangriento de golpes de Estado y asesinatos étnicos que marcaron su historia postcolonial, que permanecen vigentes hasta ahora.

En 1972 y en 1988 se desataron dos matanzas masivas de hutus a manos del ejército, entonces dominado por los tutsis, los cálculos de víctimas llegan hasta los 200 mil hutu muertos y 300 mil refugiados, de acuerdo con el artículo “Burundi, Biografía de un pequeño país”, del académico Nigel Watt.

Sin embargo, fue hasta el año 2002 que el informe final de la Comisión Internacional de Investigación para Burundi calificó las masacres de esos años

como genocidios.

Posteriormente, en 1993 el presidente Melchior Ndadaye fue asesinado, y un año después, el avión en el que viajaba Ntaryamira y su homólogo de Ruanda es derribado, lo que origina la masacre de Ruanda en la que 800 mil fueron asesinados.

Después de una década de tensión, en agosto de 2005, Pierre Nkurunziza es electo presidente por ambas cámaras del parlamento, y reelegido cinco

años después.

Actualmente, este país está posicionado en el sitio 176, de 185 países, en el Índice de Desarrollo Humano, de Naciones Unidas.

De acuerdo con un reporte de la organización War Child Hollande, la mitad de la población de ese país está formada por niños y jóvenes, incluso uno de cada cinco menores es huérfano. Además,

una de cada cinco niñas es víctima de abuso sexual.

Presidente aparece a una semana de crisis

El primer mandatario de Burundi, Pierre Nkurunziza, apareció públicamente en Bujumbura, la capital del país, desde el intento de golpe de Estado contra su gobierno la semana pasada.

Durante una conferencia de prensa en el palacio presidencial en Buyumbura ayer por la mañana sostuvo que está luchando contra la amenaza que supone el grupo extremista islámico somalí al-Shabab.

El mandatario se encontraba en Tanzania el miércoles cuando un general anunció el golpe de Estado. En total 17 funcionarios de seguridad comparecieron por intento de desestabilización de las instituciones públicas.