Miércoles 20.01.2021 - 14:12

En la ONU, Trump pone a Irán como villano nuclear número 1

Ejército de EU está siendo movilizado a frontera sur por migrantes: Trump
Por:

En su calidad de presidente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Donald Trump reafirmó que el puesto de amenaza nuclear que dejó vacante el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, ahora le corresponde al gobierno iraní, encabezado por Hasán Rohaní, a quien acusó desde el inicio de la Asamblea General en Nueva York, de ser patrocinador del terrorismo en el mundo.

Si bien no es una sorpresa que le quitara la atribución al dictador norcoreano, el pasado 13 de junio anunció que Pyongyang había dejado de ser una amenaza, el magnate usó los elogios que ahora tiene para Kim como preámbulo para recargar toda su energía en contra del régimen iraní.

Teherán “exporta la violencia, el terror y el desorden. El régimen es el patrocinador principal del terrorismo en el mundo y fomenta el conflicto en la región y más allá. Todas las sanciones estadounidenses relacionadas con el tema nuclear estarán en plena vigencia para principios de noviembre”. Después, EU elaborará nuevas sanciones “más duras que nunca” contra la “conducta maliciosa” de Irán.

Y lanzó una amenaza contra los países que pasen por alto su paquete de medidas contra las acciones de Irán: “cualquier individuo o entidad que no cumpla estas sanciones se enfrentará con graves consecuencias. Pido a todos los miembros del Consejo de Seguridad trabajar con Estados Unidos para garantizar que el régimen iraní cambie su comportamiento y nunca adquiera una bomba nuclear”, añadió.

“Teherán es el patrocinador principal del terrorismo en el mundo y fomenta el conflicto en la región y más allá”

Donald Trump

Presidente de EU

En este sentido defendió a su par norcoreano: “el presidente Kim Jong-un, un hombre al que llegué a conocer y que me gusta, quiere la paz y la prosperidad para Corea del Norte. Muchas cosas ocurren entre bastidores, lejos de los medios, de una “manera muy positiva”, aseguró.

Pese a su retórica, Trump despejó su plan para que las relaciones con Irán tomen “una trayectoria” similar a las de Corea del Norte. Hace un año, en el mismo foro, el presidente de EU se burló de Kim Jung-un, a quien llamó “El hombre de los cohetes” y amenazó con aniquilar a ese país.

Sin presentar pruebas y en presencia del ministro chino Wang Yi, Donald Trump acusó a Pekín de “intentar interferir” en las elecciones legislativas de noviembre, en respuesta a sus enérgicas políticas comerciales.

“Lamentablemente, hemos descubierto que China está tratando de interferir en las venideras elecciones legislativas. No quieren que yo gane, no quieren que nosotros ganemos porque yo soy el primer presidente que desafió a China en el tema comercial”.

“Todas las sanciones estadounidenses relacionadas con el tema nuclear estarán en plena vigencia para principios de noviembre. Después, EU elaborará nuevas sanciones, más duras que nunca, contra la conducta maliciosa de Irán”

Donald Trump

Presidente de EU

Ante estas acusaciones, Wang Yi respondió que su país no interfiere en los asuntos internos de otras naciones y que se negaba a aceptar cualquier “acusación injustificada”.

A dos meses de las elecciones legislativas, las agencias de seguridad de Estados Unidos dicen que no han detectado una intervención tan intensa como la vista en 2016, pero consideran el potencial de injerencia por parte de Rusia, China, Irán y Corea del Norte.

Por otra parte, mencionó el conflicto entre Israel y los palestinos, declarándose a favor de la creación de un Estado palestino que viva al lado del Estado judío, pero aun así defendió su decisión de mudar la embajada estadounidense de Tel Aviv, a Jerusalén.

“Me gusta la solución de dos estados”, dijo Trump al reunirse con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. “Creo que ésa es la mejor solución”.

El pacto que rompió el magnate

Irán no producirá uranio altamente enriquecido durante los próximos 15 años.

Se deshará del 98 por ciento del material nuclear que posee.

Eliminará dos tercios de sus centrifugadoras.

Las potencias podrán verificar “por primera vez” el grado de cumplimiento del acuerdo.

A cambio, se levantarán todas las sanciones que pesan sobre Irán vinculadas al programa nuclear, aunque con algunas limitaciones.

Antes de comenzar el levantamiento, Irán deberá cumplir con los “pasos básicos” del acuerdo.

Las sanciones se mantendrán durante los próximos cinco años en el caso de las armas y durante los próximos ocho en el caso de los misiles balísticos.