En peligro, relaciones entre Turquía e Israel

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Después de años de cooperación política, diplomática, económica y militar, el ataque de Israel a la Flotilla Libertad con ayuda humanitaria para la Franja de Gaza, puso en jaque su relación con Turquía, ya en crisis desde finales de 2008.

"Fue un ataque criminal", declaró el canciller turco Ahmet Davutoglu en su visita de la víspera a la Casa Blanca, en la que pidió a Washington que elija "entre el bien y el mal" a la hora de condenar a Israel.

El primer ministro turco Recep Tayipp Erdogan fue mucho más agresivo y destacó en sesión parlamentaria que "hasta los bandidos y piratas tienen normas", en referencia al abordaje la madrugada de este lunes de los seis navíos, que dejó nueve muertos, 30 heridoss y casi 700 detenidos.

Subrayó además que "comenzó un nuevo período: nunca daremos la espalda al pueblo palestino".

Ankara llamó a consultas a su embajador en Israel como primera protesta por el ataque contra la Flota Libertad, en la que tres barcos eran turcos lo mismo que al menos cuatro de los nueve muertos.

La ofensiva diplomática turca ha encontrado una relativamente moderada respuesta pública israelí, que ha recalcado la importancia de sus relaciones con Ankara, aunque en privados los gobernantes israelíes reconocen que "la alianza con Turquía llegó a su fin".

"Turquía tiene la visión de volver a una posición de predominancia internacional a través de un corredor islámico. Erdogan cree que mediante un acercamiento a Hamas se le abrirán puertas en las calles árabes", valoró el director del Mosad, los servicios secretos israelíes, Meir Dagan.

Fuentes de la Cancillería israelí citadas en la prensa local reconocen que "Turquía lleva razón en una cosa" y es "en que se causó un daño irreversible a las relaciones: la alianza murió", lo que es cierto mientras gobierne Erdogan, precisó Alon Liel, ex gerente de la cancillería israelí.

Israel culpa a su técnicamente aún aliado de haber alentado oficialmente la Flotilla Libertad, y por tanto de todo lo que denominan provocación, porque, dicen portavoces oficiales, "detrás de un barco del tamaño del Blue Marmara -donde ocurrieron los principales enfrentamientos- sólo puede haber representantes dentro del gobierno turco".

Desde que Erdogan, de orientación islamista, subió al gobierno de Ankara en 2003, la política turca hacia Israel se tornó crítica, y mucho más próxima a países del círculo enemigo del Estado judío como Siria, Irán o el movimiento islámico fundamentalista Hamás.

Los primeros choques diplomáticos se registraron con la imposición del bloqueo a Gaza en 2007, y durante la operación Plomo Fundido llegó a su primer bajón histórico con la dura crítica de Ankara a la ofensiva contra los palestinos.

Hace sólo unos meses una actitud de desprecio del vicecanciller israelí Dani Ayalón hacia el embajador turco en Israel, al que sentó más bajo y sin la bandera turca, provocó otra crisis diplomática.

En el último mes, la tensión volvió a resurgir por el abierto apoyo de Turquía a la flotilla y contra la política israelí de bloqueo a Gaza, hasta que los acontecimientos del lunes prendieron fuego a las relaciones.

Hoy por hoy en Israel creen que Ankara reducirá al mínimo nivel las relaciones diplomáticas y tienen la esperanza de que, hasta que haya un gobierno menos islámico, el entramado de vínculos económicos actúe de soporte para el puente entre ambas naciones.

"Es de esperar muchos problemas con ellos, pelearán con nosotros casi por cualquier cosa. Pero aún así les será difícil tirar por la borda un comercio de tres mil millones de dólares anuales y proyectos conjuntos por valor de siete mil millones", afirman fuentes gubernamentales.

"También saben que está de por medio Estados Unidos", aliado común, y que "enemistarse con nosotros es complicarse la vida con Washington y con el judaísmo estadounidense".

Mientras las dos partes deciden sus próximos pasos, la primera víctima fue el turismo y miles de los casi 400 mil israelíes que viajan anualmente a Turquía cancelaron sus reservaciones.

agp