Sábado 11.07.2020 - 19:14

Encierran a un activista por exigir transparencia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

El 16 de julio de 2013 policías entraron a la casa de Xu Zhiyong y lo detuvieron —después de estar desde abril bajo arresto domiciliario— bajo la acusación de agrupar masas para alterar el orden público, después de que él y otros activistas miembros del movimiento civil Nuevo Ciudadano criticaran la falta de transparencia de los príncipes rojos, que se niegan a declarar públicamente sus propiedades. Por ello ayer un tribunal de Pekín lo condenó a cuatro años de prisión.

La sentencia se da cinco días después de que medios internacionales, entre ellos los diarios El País y Le Monde, revelaran las actividades ilícitas de 13 familiares directos de funcionarios de la cúpula roja —incluidos el actual presidente, Xi Jinping, y los ex primeros ministros Wen Jiabao y Li Peng—, quienes ocultan miles de millones de dólares en paraísos fiscales.

El proceso y la sentencia contra Xu evidencian el doble discurso del gobierno chino: mientras Jinping, quien llegó al poder en marzo pasado, ha enarbolado la bandera de lucha contra la corrupción a todos los niveles, también ha procesado a decenas de miembros de la agrupación ciudadana que pide cuentas claras a los dirigentes del Partido Comunista Chino (PCCh).

Durante el juicio, celebrado el miércoles, el activista guardó silencio como protesta por las condiciones en las cuales se realizó la presentación, pues no dejaron comparecer a los testigos que él pedía, además de que se efectuó a puerta cerrada y bajo un fuerte control policial.

“Esto destruye lo que le quedaba de dignidad al sistema legal chino”, fueron las palabras de Xu al oír el veredicto de los jueces, a quienes cuestionó: “¿Su responsabilidad es ser fiel a la ley?”. También ayer las medidas de seguridad fueron reforzadas alrededor del tribunal. La zona se acordonó y la vigilancia policial fue redoblada.

El empresario Wang Gongquan, cofundador del movimiento, quien estaba siendo juzgado a la par de Xu, fue puesto en libertad bajo fianza el miércoles.

El diario Beijing Times citó un informe del blog del juzgado en el cual se señala que Wang confesó violar la ley en la financiación y el apoyo a las actividades de Xu y se comprometió a romper sus lazos con él.

Otros seis miembros de la organización en pro de la transparencia están siendo procesados, entre ellos Liu Ping, de 48 años, quien fue detenida a finales de abril pasado después de exigir a través de Internet que los responsables revelen sus ingresos.

China recurre a menudo a la acusación de “subversión” para reprimir a los contestatarios, entre los que se encuentra el Premio Nobel de la Paz 2010, Liu Xiaobo, quien fue condenado a 11 años de cárcel por haber pedido reformas democráticas.

Incluso su esposa, Liu Xia, a pesar de no estar acusada de ningún delito, vive desde hace tres años bajo arresto domiciliario en su departamento de Pekín.