• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
fuerzas de seguridad rusas resguardan Kiziliar, tras el atentado, ayer. (Foto: AP)

Al menos cinco personas murieron y otras tres resultaron heridas en el ataque de un hombre armado —posteriormente abatido— en Daguestán, sur de Rusia, producido en las inmediaciones de una iglesia, informó ayer el Ministerio del Interior de la república rusa.

“El 18 de febrero en la ciudad de Kizliar un desconocido causó heridas mortales a cuatro mujeres disparándoles con una escopeta de caza”, afirmó un portavoz de ese departamento, que añadió que en el ataque también fueron heridos una mujer, un policía y un integrante de la Guardia Nacional rusa.

Minutos más tarde, un portavoz sanitario, quien cifró en cinco las personas hospitalizadas tras el tiroteo, informó de la muerte de otra mujer herida en el ataque. El estado de otros dos pacientes, agregó la fuente, continúa siendo “grave”.

  • El Dato: Los terroristas reclamaron en nombre de la “Provincia del Cáucaso” el control de la última sucursal establecida en 2015.

Los investigadores rusos identificaron al atacante, abatido por las fuerzas de seguridad en un tiroteo, quien resultó ser un hombre de 22 años, oriundo de Daguestán.

Según algunas informaciones, el hombre llegó al lugar del ataque acompañado por su pareja, quien abandonó el lugar cuando comenzaron los disparos. Un video captado por testigos registró el momento exacto en que un hombre armado irrumpió contra una multitud.

En las imágenes se escuchan los disparos perpetrados por el tirador. El joven, identificado como un habitante local, fue abatido por las fuerzas de seguridad que custodiaban la zona.

El párroco de la iglesia cuyos fieles murieron en el ataque relató al portal RBC que el suceso tuvo lugar después de una misa, “cuando la gente empezó a salir”.

“Al escuchar los disparos fuimos a cerrar las puertas para que (el atacante) no pudiera entrar. Llevaba un rifle y un cuchillo”, manifestó el sacerdote Pável. Se ha abierto una causa penal para aclarar todas las circunstancias de lo ocurrido.

Una testigo de los disparos, Oksana, dijo a RT que el atacante atacó a las personas cuando salían de la iglesia, pero que muchos se cubrieron dentro del edificio. “Había mucha gente allí, madres con niños pequeños, personas mayores. Creo que Dios nos salvó, y no permitió que el hombre entrara a la iglesia”, dijo la mujer a la agencia de noticias.

El Estado Islámico reivindicó la autoría del tiroteo. La agencia de noticias Amaq, vinculada al grupo yihadista, informó que esta organización sería la responsable; aunque la agencia de noticias Reuters destaca que no se han publicado pruebas que demuestren esta afirmación.

No obstante, la organización terrorista no ha proporcionado evidencia de su participación en la masacre. Se ha abierto una causa penal para aclarar todas las circunstancias de lo ocurrido.

Las autoridades aún no han revelado qué motivó el tiroteo, pero éste tuvo lugar en la región donde Moscú ha liderado dos guerras contra separatistas y grupos religiosos radicales desde el colapso soviético de 1991. La región también ha visto a un gran número de personas unirse al Estado Islámico,  según Reuters.

Daguestán es una región predominantemente musulmana, entre Chechenia y el Mar Caspio.

 

Moscú critica a EU por lanzar acusación

EU lanzó acusaciones infundadas contra Rusia, en vez de cooperar sobre los asuntos de ciberseguridad, denunció el representante especial del presidente ruso para asuntos de cooperación internacional en seguridad informática, Andréi Krutskij.

“Es el nuevo estilo de la mala diplomacia estadounidense: lanzar míticas acusaciones a individuos y organizaciones, en vez de debatir los temas candentes para estabilizar y garantizar la seguridad en el espacio informativo”, manifestó a Sputnik.

Krutskij denunció que semejante política de EU es ineficaz, y Moscú trata de no hacerle caso.

Así comentó las acusaciones que el Departamento de Justicia de EU presentó contra 13 ciudadanos rusos por su implicación en la “interferencia en las elecciones” del país norteamericano.

Compartir