Estado Islamico toma control de la ciudad iraqui, Ramadi

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: AP

El grupo Estado Islámico tomó este domingo el control de la ciudad de Ramadi, de donde huían rápidamente las fuerzas iraquíes, en una pérdida importante a pesar del apoyo de los ataques aéreos que encabeza Estados Unidos contra los extremistas.

Diversos videos difundidos en internet muestran humvees, camionetas y otros vehículos que supuestamente escapan a gran velocidad de Ramadi. Algunos soldados viajan agarrados en los costados de los vehículos.

El primer ministro Haider al-Abadi había ordenado a las fuerzas de seguridad que no abandonaran sus puestos en la provincia de Anbar, al parecer ante el temor de que los extremistas puedan capturar toda la vasta provincia suní que fue escenario de intensa lucha después de la invasión que encabezó Estados Unidos en 2003 para derrocar a Saddam Hussein.

Esta retirada hizo recordar el derrumbe de la policía y las fuerzas militares en el verano pasado, cuando el Estado Islámico lanzó su ofensiva relámpago al interior de Irak y se apoderó de una tercera parte del país.

También pone en duda la estrategia de las autoridades estadounidenses de que los ataques aéreos sean el único apoyo del que dependan las fuerzas iraquíes para expulsar a los extremistas.

“Ramadi ha caído", dijo Muhannad Haimour, portavoz del gobernador de la provincia de Anbar, señaló “la ciudad fue capturada en su totalidad, la situación se ha deteriorado gradualmente. Las fuerzas militares van en huida”.

Horas antes el domingo, el primer ministro había ordenado a las milicias chiíes que se prepararan para dirigirse a la provincia de Anbar, predominantemente suní, al ignorar las preocupaciones de que la presencia de esas fuerzas pudiera desatar un derramamiento de sangre sectario por temor a que los extremistas se apoderen de mayor territorio.

Los extremistas lanzaron su ataque definitivo a primeras horas del domingo.

Funcionarios de la policía y el ejército dijeron que los extremistas atacaron con bombas en forma casi simultánea a las fuerzas policiales que defendían el distrito de Malab, en el sur de Ramadi.

Diez agentes murieron y 15 resultaron heridos. Entre los fallecidos figura el coronel Muthana al-Jabri, jefe de la estación de policía de Malab, dijeron los funcionarios.