Ciudades cierran, en una celebración atípica

EU se esfuerza por silenciar el 4 de Julio

La máxima fiesta nacional pone a prueba a un país que ignoró el distanciamiento en otro feriado reciente; escalan las hospitalizaciones en Texas

COVID-19
Un hombre graba un espectáculo de pirotecnica, el sábado, en NY.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

El Día de la Independencia suele llegar de la mano del calor veraniego que incita a los estadounidenses a tomar el sol en las playas o a reunirse en familia en parques nacionales o acuáticos, que abarrotan durante un fin de semana largo oficial; pero este 4 de julio fue atípico: llegó en el momento más difícil de una pandemia que ha contagiado a casi 3 millones y matado a cerca de 130 mil en el país.

Aunque ciudades clave en California, Texas y Florida restringieron sus espacios de esparcimiento, en una escalada de contagios en sus regiones e incremento de hospitalizaciones, otros sectores en Arizona —de los estados que experimentan una oleada importante de infecciones— ignoraron las recomendaciones de emergencia sanitaria, por lo que está por verse qué tanto habrá aprendido la nación más poderosa del mundo del error de permitir que miles se bañaran en piscinas desbordantes y llenaran bares durante el feriado del Día de los Caídos, a finales de mayo y principios de junio.

De acuerdo con los principales expertos del gobierno fue justamente la alta permisividad del Día de los Caídos la que condujo a un aumento sin control de contagios en los estados del llamado Cinturón Solar: desde California hasta Florida, pasando por toda la línea fronteriza que limita con México.

GALVESTON, TEXASFoto: AP

A pesar del buen clima y los bajos precios del combustible en gran parte del país, muchas celebraciones del Día de la Independencia durante el largo fin de semana se silenciaron.

En Miami, Florida; Los Ángeles, California, Galveston, Texas y otras ciudades costeras, las playas permanecieron prácticamente intactas en un momento inusual, pues la costumbre es que las familias acuden a ellas en la fiesta estadounidense por excelencia.

Incluso cuando el sol calentó a Galveston, las playas de la ciudad permanecieron prácticamente vacías.

También en Nueva York, donde las autoridades pusieron un freno a su reapertura desde la semana pasada, pese a la notable disminución de casos y muertes por Covid-19, la reapertura de la monumental Zona Cero, que rinde homenaje a los fallecidos por los atentados del 11 de Septiembre de 2001, recibió a pocos visitantes respecto a los que acostumbra en un fin de semana festivo.

MIAMI, FLORIDAFoto: AP

Pero mientras se conocen los efectos del comportamiento de los estadounidenses durante el feriado del 4 de julio, en las próximas dos semanas (el tiempo en que comienzan a presentarse síntomas de una eventual infección), expertos del país derribaron un discurso triunfalista del presidente Donald Trump, quien en el marco de las celebraciones patriotas aseguró, como lo ha hecho en las últimas semanas, que Estados Unidos derrotó a la pandemia y que 99 por ciento de las infecciones “son inofensivas”, otro aliento minimizador que contrasta con los números oficiales y con las voces científicas que aseguran que esto puede ser todavía peor.

“El virus no es inofensivo”, respondió el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, al señalar, ayer, que las tasas de positividad en el condado (la proporción de pruebas de coronavirus que arrojaron resultados positivos al Covid-19) ahora están por encima del 20 por ciento.

Florida volvió a tocar niveles récord para nuevos casos, una tendencia que mantuvo en los últimos 10 días, cuando reportó más de 11 mil 400 nuevos casos, sólo el pasado sábado.

SAN FRANCISCO, CALIFORNIAFoto: AP

El alcalde de Austin, Texas, Steve Adler, alertó que los hospitales de esa ciudad podrían ser “invadidos” dentro de dos semanas si el comportamiento actual de la propagación se mantiene como hasta ahora.

“Si no cambiamos la trayectoria, estamos dentro de las dos semanas posteriores a la invasión de nuestros hospitales”, dijo el alcalde ayer a la cadena CNN, al advertir que las unidades de cuidados intensivos podrían llenarse incluso antes, tal vez dentro de 10 días.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, emitió la misma advertencia de dos semanas, ya que aproximadamente una de cada cuatro pruebas de coronavirus en la ciudad ahora es positiva y la demanda de pruebas excede la capacidad del gobierno.

El coronavirus se propaga rápidamente en Texas, que ha batido récords diarios de nuevos casos varias veces durante la semana pasada, después de ser uno de los primeros estados en reabrir.

Hasta ayer, se identificaron más de 195 mil casos en el transcurso de la pandemia en el estado, con lo que se alcanzó el máximo de un día el pasado miércoles, con más de 8 mil 100 enfermos nuevos.

Gráfico