Explosiones en Bagdad dejan 42 muertos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

Dos camiones-bomba estallaron el lunes en una comunidad chiíta cerca de Mosul, en el norte del país, mientras que se registraron una serie de detonaciones en Bagdad en una ola de violencia antes del amanecer que mató al menos 42 personas, dijeron funcionarios iraquíes.

Los ataques proporcionaron un ejemplo sombrío de las advertencias del ejército de Estados Unidos de que se esperaba que los rebeldes incrementaran sus esfuerzos para descarrilar los avances en materia de seguridad mientras los estadounidenses disminuyen su presencia, y se incrementaron los temores de que los rebeldes sunitas están atacando cada vez más a chiítas en un esfuerzo por reencender la violencia sectaria ante la realización de elecciones nacionales el próximo año.

El ataque más sangriento fue ocasionado por el estallido de dos camiones cargados con explosivos en Khazna, al este de Mosul, cuando dormían miembros de un grupo étnico minoritario chiíta llamado Shabak, que viven en esa villa.

Los dos camiones explotaron casi simultáneamente, a menos de 450 metros de distancia uno del otro, matando al menos 25 personas e hiriendo a 138, dijo Abdul Kareem al-Shimmari, un funcionario de seguridad del consejo provincial en Mosul. Directivos de hospital confirmaron las cifras.

Todas las víctimas fatales eran civiles ya que los camiones fueron estacionados en un callejón, y no en objetivos como estaciones de policía.

Nadie se atribuyó de inmediato responsabilidad por el ataque, pero tiene el sello de Al-Qaeda en Irak y de otros rebeldes sunitas que siguen activos en Mosul y zonas aledañas.

Testigos describieron una escena caótica con los rescatistas buscando entre escombros de al menos 15 casas que quedaron destruidas. Muchos de quienes resultaron muertos y heridos estaban durmiendo en los techos de sus casas debido a que por la falta de electricidad y el clima resulta muy incómodo dormir en el interior de las viviendas debido al calor.

Mahmoud Hussein, de 28 años, dijo que estaba dormido sobre el techo, aproximadamente a 140 metros de los camiones-bomba cuando la explosión derrumbó su casa.

"Si hubiéramos dormido adentro, hubiéramos muerto", señaló Hussein, quien sufrió una herida en la cabeza.

Qusay Abbas, quien representa a la minoría Shabak como miembro del consejo provincial Ninevah, culpó a las fuerzas de seguridad por no asegurar el área en las afueras del perímetro norte de Mosul, que Estados Unidos ha calificado como la última fortaleza de Al-Qaeda en Iraq.

"Responsabilizo de este crimen a todos los que quieren dividir a Irak, y a cada uno de los funcionarios sectarios", enfatizó.

En Bagdad, la primera bomba que estalló el lunes estaba oculta en una pila de basura y detonó a las 5:50 a.m. cerca de un grupo de trabajadores de la construcción que bebían té y buscaban empleo en el barrio religiosamente mixto de Amil, matando al menos siete personas y lesionando a 46, señalaron funcionarios.

Aproximadamente 10 minutos después, un carro-bomba colocado contra trabajadores de la construcción en otro lugar en el oeste de Bagdad, mató al menos 10 personas y causó heridas a 35, según la policía.

Otras tres bombas detonaron poco antes de las 7:00 a.m. en el barrio de Azamiyah, mayormente sunita, lesionando a un miembro de un grupo paramilitar respaldado por el gobierno, dijo un oficial militar.

Otra bomba explotó 30 minutos después en el centro de Bagdad, lesionando a cuatro personas, dijo un policía.

A ésta siguió unas horas más tarde la detonación de dos bombas colocadas en la orilla de caminos en Bagdad —una en el suroeste y la otra en el este de la capital— hiriendo a seis personas, señaló un funcionario iraquí.

Los funcionarios hablaron solicitando mantener su nombre en el anonimato debido a que no estaban autorizados para dar esa información.

arf