Lunes 3.08.2020 - 10:07

Gana el partido de Rajoy pero se reparte el poder con otros 3

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos AP

El Partido Popular se mantiene como la fuerza más votada con el 26.97 por ciento de los votos. Sin embargo, aún está pendiente la formación de mayorías y el recuento de concejales.

En la jornada de ayer, para elegir más de siete mil 912 cargos, el Partido Socialista Obrero Español, se quedó dos puntos abajo, con 25.08 por ciento.

Además, como tercera fuerza se colocó Ciudadanos con el 6.52 por ciento, seguido de las listas de Izquierda Unida, con el 4.78 por ciento.

Convergencia y Unión (CiU), quedaron como la primera fuerza nacionalista, con 3 por ciento.

En la tabla no figura Podemos ya que no presenta candidaturas con su marca.

En conjunto, comparado con los comicios de 2011, el PP perdió más de 10 puntos porcentuales y alrededor de 4 mil concejales.

También cae el PSOE, que obtiene 2.5 puntos porcentuales menos y más de mil ediles menos que hace cuatro años, de modo que no fue capaz de aprovecharse del derrumbe del PP.

Pese a ser la fuerza más votada en el conjunto de España, el partido que lidera el presidente Mariano Rajoy sufrió un duro castigo y se quedó en el camino buena parte de la hegemonía municipal de la que disfrutaba desde 2011.

Perdió en algunos de sus feudos y, en otros, ganó por escaso margen y sin mayoría absoluta.

La irrupción de Podemos y, en menor medida, de Ciudadanos, junto al descalabro del PP, dibujaron un panorama municipal radicalmente distinto al conocido hasta ahora en España.

Sin mayorías claras, todo queda abierto a posibles pactos, sobre todo en las capitales de provincia donde hasta hoy el PP ostentaba una supremacía incontestable.

Madrid y Barcelona son dos ejemplos, aunque no los únicos, del terremoto municipal vivido este 24M.

Después de dos décadas de mayorías absolutas ininterrumpidas en Madrid, Esperanza Aguirre ganó los comicios para el PP, aunque por sólo un concejal de diferencia frente a la candidata de Ahora Madrid, Manuela Carmena.

Al PP no le salen las cuentas ni pactando con Ciudadanos, aunque Aguirre podría alzarse con la alcaldía siempre y cuando la izquierda no se ponga de acuerdo para elegir a un candidato alternativo.

En Barcelona se confirmaron las encuestas y Ada Colau le ha ganado la partida al actual alcalde, Xavier Trías, de CiU. Junto al triunfo de Colau, lo más llamativo de los resultados en la ciudad condal es el derrumbe del PP, que se dejan más de la mitad de los apoyos.

Valencia, Sevilla, Valladolid o Málaga son otras de las ciudades donde el ayuntamiento queda a expensas de los pactos. En todas ellas ha ganado el PP, aunque con unos márgenes tan escasos que puede acabar perdiendo los consistorios si el PSOE y las distintas marcas electorales asociadas a Podemos o a Izquierda Unida deciden sumar fuerzas y elegir un alcalde de consenso.

Y es que Ciudadanos que pudo ser el apoyo del PP en muchos de estos municipios, no parece que vaya a ser suficiente para que el PP pueda amarrar esos consistorios.

El partido de Albert Rivera obtuvo resultados peores de lo que le vaticinaban las encuestas, y ello a pesar de ser la tercera fuerza municipal en el conjunto de España, con permiso de las distintas marcas electorales de Podemos.

De hecho, la caída del PP tampoco se explica totalmente por una fuga de votos hacia Ciudadanos, ya que la suma de ambos no alcanza el porcentaje conseguido por los populares en 2011.

No obstante, la Ley Electoral beneficia a la fuerza más votada, de modo que el PP podría alzarse con muchas de estas alcaldías sin necesidad de mayorías absolutas. Sólo basta con ser el candidato con más votos.

Más allá de la letra pequeña en cada uno de los ayuntamientos, la conclusión que sí se puede extraer es que el bipartidismo encarnado por el PP y el PSOE ha obtenido su peor resultado de la historia en unas municipales y el segundo peor en todo tipo de comicios.

Con más del 99 por ciento escrutado, el PP ha sido el partido más votado en los comicios municipales al obtener el 27,03 por ciento de los sufragios, mientras que el PSOE ha conseguido un 25,04 por ciento. La suma de los dos partidos hegemónicos representa poco más de un 52 por ciento de los votantes.

Parece claro que una extrapolación de estos resultados a las próximas elecciones generales perfila un escenario bien complicado de cara a la formación del nuevo Gobierno.

Arranca el pacto por la capital

Con los resultados de los comicios de Madrid sobre la mesa, y sin ningún partido con mayoría absoluta, sólo existen dos posibilidades: Aguirre o Carmena como futura alcaldesa de Madrid.

Cualquiera de las dos opciones pasa por lo que decida el socialista Antonio Miguel Carmona. Será decisivo pese al significativo retroceso experimentado por el PSM desde 2011 al pasar de 15 a los 9 ediles que tendrá a partir de ahora.

Los siete ediles obtenidos por Ciudadanos (dos por debajo de lo pronosticado por el CIS) no son suficientes para convertir al partido de Albert Rivera en llave en la capital, será Carmona el que tenga la llave.

Por otra parte, si el cabeza de lista del PSM opta por apoyar la investidura de Carmena el consistorio madrileño dejará de estar gobernado por el PP tras más de dos décadas. Si Carmona se inclina por la abstención, Aguirre será alcaldesa al encabezar la lista más votada.

La pugna entre Ahora Madrid y el PP partió en dos la mayor ciudad de España.