Cambio climático aceleró el proceso

Glaciar Tuni en Bolivia va a desaparecer; aumentará escasez de agua en La Paz

Científicos bolivianos afirmaron que el suministro de agua se reducirá para el riego y afectará a la capital; sólo queda un kilómetro cuadrado del glaciar

2021-01-05T023823Z_1471130244_RC2E1L9M6050_RTRMADP_3_BOLIVIA-ENVIRONMENT-GLACIER
Acueducto cerca del Tuni en La Paz.REUTERS
Por:

Según científicos de Bolivia, el glaciar de Tuni está desapareciendo más rápido de lo estimado inicialmente, lo que podría agravar la escasez de agua que golpea a La Paz, capital del país sudamericano que está a 60 kilómetros.

El antiguo glaciar se ha reducido a sólo un kilómetro cuadrado, según los resultados del monitoreo del Tuni hecho por científicos de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), quienes también se encargan de revisar otro glaciares.

Afirman que su desaparición es inminente, cuando anteriormente estimaban que duraría hasta 2025.

Todo este sector estuvo una vez cubierto de hielo”, dijo el Dr. Edson Ramírez, glaciólogo universitario. A lo largo de gran parte del antiguo camino del glaciar, ahora sólo quedan rocas descoloridas, expuestas por primera vez en siglos.

Aunque el glaciar ha estado retrocediendo desde la Pequeña Edad del Hielo, cuando enormes campos de hielo cubrieron muchas montañas andinas, el clima cambiante ha acelerado el proceso, según los científicos bolivianos.

Las lluvias torrenciales y las sequías se han vuelto más comunes y las nieves de las montañas son menos predecibles, dijeron.

El clima cambiante y la rápida desaparición de los glaciares han coincidido con un traslado del campo a las ciudades de Bolivia, dicen los investigadores, presionando las fuentes de agua ya vacilantes.

Yola Choque, quien cultiva quinua en la localidad de Viacha, a unos 25 kilómetros de la ciudad de La Paz, dice que su cosecha se ha resentido.

“Hace meses que no llueve, creo que debe ser por el cambio climático, por eso la Pachamama (Madre Tierra) se enojó y no llueve”, dijo en su lengua nativa Aymara.

Mientras tanto, El Alto, la ciudad hermana de la capital, crece aproximadamente un 5 por ciento anual, según el científico de glaciares Ramírez.

Si bien las poblaciones ubicadas al pie de los Andes no dependen completamente del agua de los glaciares altoandinos de Bolivia, el hielo de la montaña ha alimentado ríos utilizados para riego de cultivos y al menos el 20 por ciento del suministro de agua de La Paz, dicen los científicos.