A 3 semanas de iniciar síntomas, mayores defensas

Inmunidad contra el virus es de tres meses, revela estudio

investigadores miden por primera vez los niveles de anticuerpos por un lapso prolongado; conclusión, otro clavo en el ataúd de la búsqueda de protección por contagios: virólogo

COVID-19
Con uso obligatorio de mascarilla, 4 millones de personas fueron convocadas a la primera elección en territorio español en tiempos de Covid para renovar parlamentos en País Vasco y Galicia; acudieron hasta 7.9% menos que en 2016.Foto: AP
Por:

La inmunidad al Covid-19 generada por las personas que ya estuvieron enfermas se podría perder en sólo unos meses, de acuerdo con el primer estudio longitudinal —es decir, que realiza observación a lo largo de un periodo amplio— realizado por el King’s College de Londres, por lo que sugieren que podría infectar año tras año a las personas, como ocurre con los resfriados comunes.

Al analizar la respuesta inmune de más de 90 pacientes, los especialistas determinaron que el nivel más alto de anticuerpos se obtiene alrededor de la tercera semana de haber iniciado los síntomas, cuando el paciente se encuentra en el punto más álgido de su batalla contra el virus; después, decae rápidamente.

Los análisis de sangre determinan que 60 por ciento de los enfermos tienen níveles altos de anticuerpos durante su enfermedad, pero sólo 17 por ciento se mantiene así tres meses después y en algunos casos incluso se vuelven indetectables.

“Las personas están produciendo una respuesta de anticuerpos razonable contra el virus, pero está disminuyendo en un corto periodo de tiempo y, dependiendo de qué tan alto sea su pico, eso determina cuánto tiempo permanecen los anticuerpos”, dijo Katie Doores, autora principal del estudio, a la cadena Sky.

Gráfico

El sistema inmune tiene múltiples formas de combatir el coronavirus, pero los anticuerpos son la principal línea de defensa; por ello, los hallazgos sugieren que las personas podrían reinfectarse en ondas estacionales y que las vacunas pueden no protegerlos por mucho tiempo, por lo que se necesitarían refuerzos.

En total se cuentan cuatro coronavirus de circulación generalizada que causan el resfriado común y que pueden reinfectar con frecuencia a las personas; el SARS-CoV-2 parece entrar en el mismo patrón.

Esta investigación es la primera que realiza un monitoreo durante tres meses en 65 pacientes, seis trabajadores de la salud y otros 31 empleados de centros de salud; aunque aún le hace falta la revisión de pares para ser publicado “pone otro clavo en el ataúd del peligroso concepto de inmunidad colectiva”, advirtió Jonathan Heeney, virólogo de la Universidad de Cambridge.

PERFILAN VACUNA EN PRIMER SEMESTRE DE 2021

 En un flanco paralelo de la investigación contra el contagio generalizado de Covid-19, otro grupo de investigadores, estos del Imperial College de Londres, avanzan con el desarrollo de una vacuna y estiman que pueda aplicarse desde los primeros meses del próximo año.

Así lo aseguró Robin Shattock, quien dirige el equipo y aseguró que los trabajos van realmente bien y se espera contar con dosis disponibles para todos los habitantes de Reino Unido, pues ya cuentan con infraestructura para su produccción, siempre y cuando cuenten con fondos.

La primera inoculación que la universidad realizó en un ser humano fue en junio pasado; hasta ahora, 15 voluntarios sanos han recibido la dosis, sin que haya indicios de que es peligrosa. Se espera que en las próximas semanas la cifra de receptores crezca a 200 o 300.

Sin embargo, Shattock advirtió que no hay certeza de que alguno de los proyectos de vacuna sea efectivo, pues depende de la cantidad de inmunidad que sea necesaria para prevenir el contagio, lo cual podría descartar a muchos de los trabajos.

Respecto al proyecto de la Universidad de Oxford, otro de los más avanzados en ese país, consideró que el pronóstico de contar con la vacuna para septiembre peca de optimista, pero señaló que la nación es afortunada de contar con dos candidatos sólidos y en etapa de desarrollo avanzada.