• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, visita Arabia Saudita con el argumento de pedir al rey Salman que inicie una investigación transparente sobre la desaparición del periodista Kashoggi. Foto: AP
El secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, visita Arabia Saudita con el argumento de pedir al rey Salman que inicie una investigación transparente sobre la desaparición del periodista Kashoggi. Foto: AP

Todo apunta a la realeza saudí y, ahora, al gobierno de EU. Las nuevas evidencias en la investigación de la policía turca, así como reportes de diarios internacionales sobre la desaparición del periodista Jamal Khasshoggi, el 2 de octubre, ponen en tela de juicio una serie de coincidencias que ocurrieron en torno al caso.

La pista más reciente la aportó el periódico turco Sabah, ayer. El Times, en su portal web, lo citó al mostrar imágenes obtenidas por las cámaras de seguridad del consulado saudita en Estambul, Turquía (el último lugar donde se vio al periodista) en las que aparece el acompañante frecuente del príncipe Mohamed bin Salman, Maher Abdulaziz Mutreb; las capturas de video tienen la misma fecha de la desaparición de Khasshoggi.

Gráfico: La Razón de México

Justo un día antes, el medio neoyorquino puso en evidencia fotografías tomadas al príncipe en recientes viajes por París, Madrid, Boston y la sede de las Naciones Unidas; en todas se ve a Maher Abdulaziz en postura de agente de seguridad del heredero a la corona saudí.

De acuerdo con el medio, el Sabah también mostró fotografías de Mutreb afuera de la casa del cónsul general de Arabia Saudita, después de dejar un hotel turco con una maleta grande y saliendo del país desde el aeropuerto internacional de Estambul, todo el mismo 2 de octubre.

Las marcas de tiempo en las fotografías, que Sabah dijo que habían sido tomadas del circuito cerrado, mostraban a Mutreb entrando al consulado saudí a las 9:55 de la mañana, en la casa del cónsul general a las 4:45 pm, saliendo de un hotel de Estambul a las 5:15 pm, y en el aeropuerto a las 5:58 pm, para salir de Turquía.

Se trata de una de las pruebas más contundentes hasta la fecha, para vincular la desaparición y la posible muerte de Khashoggi con el príncipe Mohammed.

Las autoridades sauditas han negado cualquier participación, pero no han proporcionado información sobre el destino y dicen que también están investigando.

La prensa turca también asoció el caso con el repentino accidente de tránsito en el que murió uno de los 15 señalados por la policía de Estambul como sospechoso de la desaparición del periodista.

El periódico Yeni Safak reportó el fallecimiento de Mashal Saad al-Bostani, de 31 años de edad, consecuencia de un “sospechoso accidente de tránsito”, un hecho que incrementó la incertidumbre sobre el futuro de las pesquisas del caso Khasshoggi.

El Yeni, que asegura tener un audio del momento del presunto asesinato de Khashoggi, escribió que Mashal se identificaba en Facebook como teniente de la Fuerza Aérea Real de Arabia Saudita.

Hasta el momento, las autoridades saudíes no revelan detalles sobre el presunto accidente; sin embargo, salta a la vista que su muerte ocurriera en plena investigación, cuando es uno de los personajes que, según dijo la monarquía saudí, hizo un “viaje turístico” junto a otros 14 agentes a Turquía, donde ya no se supo más del periodista más crítico del régimen árabe.

Por si las investigaciones no tuvieran suficiente misterio, en medio de pistas y sospechosas coincidencias, el New York Times publicó que el gobierno de Arabia Saudita entregó a las arcas de la administración del presidente Donald Trump 100 millones de dólares el pasado martes 16 de octubre, el mismo día en que el secretario de Estado visitaba al rey Salman bin Abdulaziz para pedirle que iniciara una investigación que ayudara a esclarecer la desaparición del periodista, quien colaboraba para The Washington Post.

El dinero, según lo prometido por Arabia Saudita al gobierno de Trump desde el pasado verano, sería destinado a estabilizar las áreas liberadas del Estado Islámico en Siria.

“El momento de esto no es una coincidencia”, dijo un funcionario de EU involucrado en la política de Siria que habló bajo condición de anonimato, quien confirmó que el dinero llegó el martes.

  • El Dato: EU y Arabia Saudita son aliados estratégicos para contener al gobierno de Irán, uno de los países patrocinadores del terrorismo, según la administración Trump
Gráfico: La Razón de México