Izquierda británica y Escocia pujan por retrasar el Brexit

Adiós de Reino Unido marca la euroelección
Por:
  • la_razon_online

Contrario al ideal planteado por la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, de hacer cuanto se pueda para que el país salga de la Unión Europea el próximo 29 de marzo, como decidió la mayoría de ciudadanos en la consulta de 2016, el opositor Partido Laborista, liderado por su principal rival, Jeremy Corbyn, y el ministro escocés para el Brexit, Mike Rusell, plantearon por separado que impulsarán desde sus instancias un retraso de la separación que dé tiempo para volver a consultar a los británicos si realmente quieren dejar la comunidad de naciones europeas.

Desde Bruselas, Mike Rusell, dijo que “El gobierno escocés intensificará ahora sus esfuerzos para asegurar una extensión (del vigor del) artículo 50 (del Tratado de Lisboa) y un segundo referéndum sobre la permanencia en la UE”..

En el referéndum de 2016 en que ganó la opción del Brexit o salida del Reino Unido de la UE, el 62 por ciento de los escoceses votó a favor de la permanencia en este bloque comunitario.

“El gobierno escocés intensificará ahora sus esfuerzos para asegurar una extensión (del vigor del) artículo 50 (del Tratado de Lisboa) y un segundo referéndum sobre la permanencia en la UE”

Mike Rusell

Ministro del Brexit para Escocia

“Es inaceptable que el Gobierno británico ignore continuamente los puntos de vista de los escoceses. Hoy estableceremos que el Gobierno escocés cree que las mejores perspectivas para Escocia y el Reino Unido son mantenerse dentro de la UE”, apuntó.

Por su parte, la formación de Jeremy Corbyn presentó una enmienda al plan alternativo que May ofreció al Parlamento para que los diputados puedan pronunciarse sobre la posibilidad de volver a preguntar a los ciudadanos sobre la salida de la UE.

La iniciativa parlamentaria se produce horas después de que la “premier” Theresa May rechazara una nueva consulta popular como una “subversión para la democracia” y una amenaza para la “cohesión social” del país.

“Nuestra enmienda permitirá votar a los diputados sobre varias opciones para acabar con el punto muerto del Brexit y evitar el caos de un “no acuerdo”

Jeremy Corbyn

Líder de la oposición laborista

“Nuestra enmienda permitirá votar a los diputados sobre varias opciones para acabar con el punto muerto del Brexit y evitar el caos de un “no acuerdo””, declaró.

Ha llegado el momento de que nuestra alternativa pueda ser votada, manteniendo todas las opciones sobre la mesa, incluida la de un voto popular”.

La enmienda laborista pide en primera instancia el apoyo a un plan alternativo al de Theresa May, con una unión aduanera con la UE (que eliminaría la necesidad de la “salvaguarda” irlandesa) y el mayor acceso posible al mercado único, aunque sin llegar a la integración al estilo Noruega.

La segunda parte de la enmienda incluye la propuesta de “un voto popular” sobre la opción final del Brexit, algo que reclama el 70% de los militantes laboristas y a lo que se resistía hasta ahhora Jeremy Corbyn, criticado por su calculada ambigüedad ante el Brexit.

Se trata de la primera vez que los laboristas solicitan formalmente a la Cámara de los Comunes que tenga en cuenta esta opción. En el documento se pide al gobierno de May que someta a consideración dos opciones: el plan alternativo laborista o legislar para “convocar a un voto público sobre un acuerdo o propuesta de acuerdo” que tenga el apoyo de la mayoría parlamentaria.

El Dato: El próximo 29 de marzo debe producirse el divorcio entre GB y la UE, si la premier no solicita una extensión del plazo a comunitarios.