Jueves 9.07.2020 - 03:07

La Haya da a Peru 21 mil km2 de mar, hasta ahora, chileno

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos AP

Gráfico Erick Zepeda La Razón

En 1879 la Guerra del Pacífico que enfrentó a Chile con Bolivia y Perú costó parte de su territorio a Lima. Ayer el país gobernado por Ollanta Humalla, logró una pequeña victoria ante su vecino, luego de 135 años de disputa, con la resolución del Tribunal Internacional de Justicia de la ONU (TIJ), que determinó una nueva frontera marítima que amplía la soberanía peruana.

De los 38 mil kilómetros cuadrados de superficie reclamados por el gobierno de Humala, la CIJ determinó entregarle 21 mil y que 17 mil quedarán como mar chileno, según se desprende de la lectura del fallo leído por el presidente de La Haya, Peter Tomka. “La Corte espera que sean determinadas (por las capitales en litigio) con espíritu y buena voluntad vecinal”, concluyó el presidente.

El jefe de la delegación chilena, Alberto van Klaveren, declaró que la decisión carece de fundamento y lamentó el fallo. En tanto el mandatario chileno, Sebastián Piñera, lamentó la pérdida de derechos económicos que supone la nueva delimitación.

“Si bien en esta zona Chile mantiene a plenitud sus libertades de navegación marítima y de navegación aérea, sin duda esta cesión constituye una lamentable pérdida para nuestro país”, sostuvo Piñera en un mensaje a la Nación. También señaló que acatará el fallo y anunció la coordinación con la presidenta electa, Michelle Bachelet, para su implementación.

Bachelet consideró que la decisión supone una pérdida dolorosa. “Analizaremos en detalle el fallo adoptado y trabajaré para que la sentencia sea implementada de manera gradual”, expresó.

Por su parte el presidente peruano se congratuló de la decisión y aseguró que el tribunal le otorgó el 70 por ciento de lo solicitado. “Podemos confirmar la victoria de la paz, que es de todos, del pueblo peruano”, manifestó junto a 250 ciudadanos con los que esperó para escuchar la resolución.

“Quiero destacar en particular el trabajo del equipo jurídico y diplomático que defendió los derechos nacionales. Hoy es una fecha histórica, en vísperas de celebrar el bicentenarios de la independencia del Perú”, añadió.

La resolución puede suponer una tensión en las relaciones bilaterales que existen entre ambas naciones.

Lima sostenía que la división marítima no estaba fijada y que los documentos firmados con su vecina en 1952 y 1954 (consideradas por Chile como vinculantes) se trataban sólo de declaraciones políticas destinadas, sobre todo a regular la pesca artesanal.

Según los jueces, “la declaración de 1952 no hace referencia expresa a la delimitación, y falta la información necesaria para que pueda hablarse de un acuerdo que fije las fronteras marítimas. Pero en su apartado cuatro sí hay elementos pertinentes para la delimitación del mar”, dijo Tomka.

El fallo ocurre a seis años de la demanda presentada el 16 de enero de 2008 por el gobierno del entonces presidente Alan García. Chile tiene otro juicio pendiente en La Haya, iniciado por Bolivia, mediante el cual le pide a los jueces que obligue al Estado chileno a negociar de buena fe con La Paz para lograr la restitución de la salida al mar soberana que perdió en esa guerra.

La CIJ estuvo de acuerdo con Chile en que había tratados que definían la frontera, si bien en forma “tácita”, pero aquélla consideró que sólo hacían referencia a las primeras 80 de las 200 millas señaladas por el derecho internacional.

Resuelto tras litigio de seis años

El 16 de enero de 2008 el gobierno peruano presentó formalmente la demanda ante La Haya para que se encargara de fijar los límites marítimos en el océano Pacífico con Chile por considerar que no están delimitados.

Alan García, entonces mandatario, defendió ante el Congreso que al acudir a La Haya su país eligió el “camino pacífico y jurídico”.

En 2009 la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó que su país “está preparado”.

En junio de ese año La Haya citó al gobierno chileno, el cual aceptó el litigio y que el canciller de esa época, Mariano Fernández, calificó como una gran provocación.

La tensión entre ambos países aumentó cuando en agosto el suboficial de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) Víctor Ariza fue capturado por realizar espionaje a favor de Chile.

En medio de las acusaciones el Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa y el escritor chileno Jorge Edwards lanzaron en Madrid un “llamado a la concordia” en relación al diferendo entre sus países.

En 2012 los mandatarios de ambas naciones se comprometieron a respetar decisión, durante la cumbre de Unasur en Lima. Así terminó un conflicto en el que Perú se alzó como ganador