Libera Cuba a prisionero que se quedó parapléjico

Este lunes, reanudan clases en escuelas afectadas por lluvias en Oaxaca
Por:
  • larazon

El gobierno de Cuba excarceló ayer al disidente Ariel Sigler, uno de los presos políticos más enfermos y que, a pesar de su grave estado, reafirmó su compromiso por la libertad y la democracia en la isla al reencontrarse con su familia.

La licencia extrapenal otorgada a Sigler y el anuncio del traslado de 12 prisioneros a penales de sus provincias de residencia constituyeron ayer el segundo gesto del gobierno de Raúl Castro dentro del proceso de diálogo abierto con la Iglesia católica sobre los presos políticos.

Sigler, de 47 años y presidente del Movimiento Independiente Opción Alternativa, fue detenido y condenado junto a su hermano Guido a 20 años de prisión en la represión de la Primavera Negra de 2003. Forma parte del llamado Grupo de los 75 disidentes encarcelados en aquella época, al igual que los 12 presos que serán “acercados” a las provincias donde viven sus familias. Durante sus siete años de prisión el estado de salud de Sigler se ha deteriorado gravemente hasta el punto de quedar parapléjico por una neuropatía carencial asociada a problemas nutricionales, entre otras patologías.

Tras recibir la licencia extrapenal en el hospital Julito Díaz de La Habana, donde estaba ingresado, Sigler fue trasladado en ambulancia y acompañado de un equipo médico y una escolta policial hasta Pedro Betancourt, en la provincia de Matanzas, a unos 150 kilómetros al este de la capital cubana. Familiares, vecinos y compañeros de su movimiento disidente recibieron a Sigler en su casa, a la que tuvo que entrar en silla de ruedas.

Se abre esperanza. El disidente Guillermo Fariñas, en entrevista con La Razón, calificó ayer como “esperanzadora” la excarcelación de Sigler; sin embargo, recordó al gobierno de Cuba que aún faltan otros “25 gestos humanitarios”, en alusión al resto de los presos políticos enfermos cuya libertad reclama con una huelga de hambre desde hace 110 días.

Fariñas aseguró que él seguirá en la lucha a pesar de su salud, la cual comentó se reporta como grave pero estable. “La lucha sigue y será así hasta que todos los compañeros estén libres”, finalizó.

Los nuevos traslados son los de los presos Héctor Fernando Maceda, Juan Adolfo Fernández Sáinz, Omar Moisés Ruiz Hernández, Efrén Fernández Fernández, Jesús Mustafá Felipe y Juan Carlos Herrera Acosta, condenados a penas de entre 12 y 25 años. Algunos de ellos figuran también en el listado de los cerca de 30 presos en peor estado de salud que manejan grupos disidentes y la Iglesia católica.

La excarcelación de Sigler, líder del movimiento de Opción Alternaiva, quecumplía 20 años en prisión desde 2003, y el traslado de disidentes ocurrió antes de la visita a Cuba la semana próxima del canciller del Vaticano, Dominique Mamberti.

Sigler y los 12 presos reubicados forman parte de un grupo original de 75 opositores condenados en 2003 —de los que quedan ahora 52 en prisión—, arrestos que motivaron sanciones de la UE contra Cuba, levantadas en 2008 por impulso de España.

Las actuales críticas de Washington y de países europeos, que Cuba considera una campaña para desestabilizar la revolución, las desató la muerte del preso opositor Orlando Zapata el 23 de febrero —por una huelga de hambre de 85 días— y el ayuno que inició un día después el disidente Guillermo Fariñas.

La frase

Ariel Sigler Amaya

Disidente liberado

Me siento con una mezcla de alegría y de tristeza ya que quedan más de la mitad de los compañeros en prisión”

El dato

Sigler y los 12 presos reubicados forman parte de un grupo original de 75 opositores condenados en 2003—de los que quedan ahora 52 en prisión—, arrestos que motivaron sanciones de la UE contra Cuba, levantadas en 2008 por impulso de España.