Ligan al príncipe saudí con crimen de reportero

Ligan al príncipe saudí con crimen de reportero
Por:

Uno de los 15 sospechosos identificados por Turquía en la desaparición del periodista saudí Jamal Khashoggi fue compañero frecuente del príncipe heredero Mohammed bin Salman; The New York Times lo ubicó en fotografías en las que se le ve bajando de aviones con él en París y Madrid; también en visitas a Estados Unidos.

De acuerdo con el diario neoyorquino, otros tres hombres están vinculados al príncipe por testigos que colaboraron con las autoridades turcas en la investigación; y una quinta persona es el médico forense que ocupa cargos directivos en el Ministerio del Interior de Arabia Saudita.

Si, como dice la policía de Turquía, estos hombres estuvieron en el consulado de Arabia en Estambul, donde Khashoggi desapareció el 2 de octubre, podrían proporcionar un vínculo directo entre la desaparición y el príncipe Mohammed.

En su edición de ayer, el medio confirmó que independientemente de que nueve de los 15 sospechosos identificados por las autoridades turcas trabajaron para los servicios de seguridad sauditas, uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, fue un diplomático asignado a la embajada saudita en Londres en 2007. “Viajó con el príncipe heredero, tal vez como guardaespaldas”.

El príncipe y su padre, el rey Salman negaron cualquier implicación en el caso Khashoggi, colaborador en el Washington Post; ambos sostienen que el comunicador dejó el consulado en libertad.

[caption id="attachment_814465" align="alignright" width="335"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

Ante la presión internacional, se esperaba que la Corte real reconociera que Khashoggi fue asesinado en el consulado, y que acusara a un agente de inteligencia por realizar un tiroteo para interrogar al periodista, que terminó matándolo.

Las posiciones de los sospechosos en el gobierno saudí y sus vínculos con el príncipe heredero podrían hacer que sea más difícil absolverlo de su responsabilidad.

La presencia de un médico forense que se especializa en autopsias sugiere que la operación pudo haber tenido una intención letal desde el principio.

Los funcionarios turcos han dicho que poseen pruebas de que los 15 agentes saudíes volaron a Estambul el 2 de octubre, asesinaron a Khashoggi, desmembraron su cuerpo y volaron el mismo día. Los registros muestran que dos aviones privados, con estrechos vínculos con el príncipe, llegaron y salieron de Estambul el día de la desaparición.

The Times recopiló más información sobre los sospechosos mediante reconocimiento facial, registros públicos disponibles, perfiles de redes sociales, una base de datos de números de celulares saudíes, informes de noticias, documentos filtrados del gobierno y, en algunos casos, informes de testigos en países que el principe visitó.

A Mutreb, quien aparece en las fotografías publicadas por el Times,se le ve saliendo de aviones con el príncipe Mohammed en recientes viajes a Madrid y París. También lo caaptaron en Houston, Boston y las ONU, durante las visitas del heredero saudí, allí, a menudo frunciendo el ceño mientras observaba a una multitud.

Un profesional francés que trabajó con la familia real saudí identificó a un segundo sospechoso, Abdulaziz Mohammed al-Hawsawi, como miembro del equipo de seguridad que viaja con el príncipe heredero.

Una agencia de noticias informó que alguien con el mismo nombre que un tercer sospechoso, Thaar Ghaleb al-Harbi, fue promovido el año pasado al rango de teniente en la guardia real, por su valentía en la defensa del Palacio.

Un cuarto sospechoso viajó con un pasaporte con el nombre de otro miembro de la guardia real, se trata de Muhammed Saad Alzahrani, identificado por el diario estadounidense a través de una búsqueda del nombre en la aplicación Menom3ay, herramienta popular en Arabia Saudita que permite ver los nombres que otros usuarios asocian con números telefónicos; ahí está categorizado como miembro de la guardia real. Un guardia que lleva una etiqueta con ese nombre aparece en un video de 2017 junto al príncipe.

El Dato: El heredero al trono se presentó como un reformista para abrir la economía del reino, y utilizó esa imagen para tratar de atraer a los inversores occidentales.