Luis Lacalle va por gobierno austero en Uruguay

Luis Lacalle va por gobierno austero en Uruguay
Por:

Luis Lacalle Pou asumió ayer como nuevo presidente de Uruguay y puso fin a 15 años de gobiernos de izquierda.

En su primer discurso como presidente, Lacalle aseguró que el gobierno afrontará los próximos cinco años con austeridad en las cuentas públicas.

Además, dijo que se implementará una regla fiscal para reducir el déficit del Estado.

Quizá te interese: Fernández encarrila legalización del aborto en Argentina

Subrayó que el deterioro de la economía uruguaya es un asunto relevante y que se refleja en la baja inversión y en la pérdida de 50 mil empleos.

“Cuidaremos cada peso de los contribuyentes”, dijo. Recordó que el déficit estatal es el más alto de los últimos 30 años y que, ante ello, será instaurada una regla fiscal y una agencia de evaluación y monitoreo sobre las cuentas públicas.

El político de 46 años lidera una coalición de derecha que fusiona el centro con militares, liberales, conservadores, estatistas, católicos y evangélicos: una alianza que generó el temor entre opositores y críticos de que el país avance hacia políticas de mano dura y recortes presupuestales.

El mandatario uruguayo destacó la calidad de los servicios públicos y la adecuación de los recursos humanos estatales como dos aspectos de preocupación especial de las nuevas autoridades.

“Si todo sale bien será gracias al equipo. Si en algún momento las cosas no salen como los uruguayos necesitan y quieren no miren al costado, la responsabilidad va a ser exclusivamente del presidente de la República”, terminó.

A la ceremonia asistieron el rey de España, Felipe VI; los mandatarios de Brasil, Jair Bolsonaro; de Chile, Sebastián Piñera; de Colombia, Iván Duque; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de Bangladesh, Abdul Hamid.

También los cancilleres de México, Marcelo Ebrard; la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell; el de Ecuador, Otto Sonnenhoizner, entre otros representantes de gobiernos de todo el mundo.

El mandatario de Argentina no asistió, pues fue el inicio de sesiones en el Congreson de su país.