• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Lula recibe la bendición del Papa Francisco
El obispo de Roma saluda al expresidente Lula, ayer, en el Vaticano. Foto: Especial

El líder de la izquierda brasileña, Luiz Inàcio Lula da Silva, se reunió ayer con el Papa Francisco, en Roma, donde recibió la bendición del pontífice, con quien analizó las perspectivas para un “mundo más justo y fraternal”.

Lula publicó fotos del encuentro en sus cuentas de Twitter y Facebook junto a una breve declaración sobre el contenido de la conversación.

Te puede interesar: Senado aprueba frenar el poder de Trump para declarar la guerra a Irán

El Vaticano no hizo declaraciones, ni siquiera incluyó la audiencia, que duró una hora, en la agenda oficial papal.

El expresidente quedó en libertad en noviembre pasado, después de 19 meses en prisión, cuando el Supremo Tribunal Federal de Brasil sentenció que una persona sólo puede ser encarcelada una vez que se hayan agotado todas las instancias de apelación.

Ese mismo mes, el tribunal ratificó la condena por corrupción y determinó que había que añadirle cuatro años más a la sentencia, para sumar 17.

Lula, quien gobernó Brasil de 2003 a 2010, niega las acusaciones y sostiene éstas obedecen a motivaciones políticas.

Francisco, el primer Papa del hemisferio sur, mantuvo relaciones estrechas con mandatarios latinoamericanos izquierdistas, como el propio Lula y el expresidente boliviano Evo Morales, quien renunció en noviembre ante acusaciones de fraude en las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

Esta semana, Francisco dio a conocer un importante documento sobre la Amazonia, en el que denunció la destrucción del bosque tropical y la explotación de los pueblos indígenas.

El actual mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, un conservador que ha sido criticado por incrementar la tala y la actividad minera en la Amazonia, se rechazó las afirmaciones del pontífice con un polémico comentario.

Bolsonaro, quien ha insistido en que la Amazonia es asunto de los brasileños, afirmó: “coincidentemente, el embajador argentino estaba aquí. Le dije: ‘el papa es argentino, pero Dios es brasileño’”.

Compartir