Domingo 12.07.2020 - 12:57

“Maduro nos echo como perros y ya perdimos todo”

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

En cinco días el gobierno de Venezuela deportó a cerca de mil cien colombianos, en una acción denominada “Operación para la liberación del pueblo” llevada a cabo en la frontera sureste del país.

Las casas de los deportados que viven en territorio venezolano son marcadas con una “D” por la Guardia Nacional Bolivariana y posteriormente demolidas. El drama se hace visible cuando decenas de personas cruzan el río que divide a los dos países con las pocas pertenencias que logran rescatar antes de que sus casas sean destruidas.

“Nos sacaron como unos perros. Yo deje mi casa abandonada, mis animalitos, deje todo. Yo me crié prácticamente en Venezuela toda mi familia se encuentra allá, aquí no tengo nada”, dice uno de los expulsados al portal colombiano Noticias El Caracol.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia , reportó que hasta ayer las autoridades de su país había recibido a 861 connacionales, 691 eran adultos deportados y 170 menores repatriados.

“He sido víctima a manos de nuestras propias autoridades, tengo dos hijos, uno de 8 y otro de 13, además mi madre vive conmigo. Mis hijos son venezolanos,  pero mi madre es colombiana dice Julia al diario venezolano El Universal.

El gobierno de Colombia declaró la zona de Cúcuta en estado de emergencia, y aseveró que la población fronteriza vie una “crisis humanitaria” . El gobierno de Juan Manuel Santos puso en marcha el funcionamiento de mecanismos de contención : el establecimiento de albergues, el reparto de alimentos y distribución de colchones y frazadas. El presidente Santos envió a la zona a la canciller María Ángela Olguín y al ministro del Interior Juan Fernando Cristo.

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro, anunció el miércoles el cierre de las frontera con Colombia y declaró cinco municipios, Bolívar, Junín, Ureña Independencia y Libertad, colindantes con la provincia de Táchira en estado de excepción por 60 días; sin embargo, el lunes anunció que sería por un tiempo indeterminado.

“La frontera va a seguir cerrada caballero (en referencia a un periodista), hasta que no restablezcamos un mínimo de convivencia, de respeto a la legalidad, a la vida y a la economía. Va a seguir cerrada digan lo que digan en Bogotá, en Cúcuta o donde lo quieran decir, no me importa lo que digan de mí”, expresó el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El puente internacional Simón Bolívar se encuentra resguardado con alambres de púas y cuerpos de la Guardia Nacional Bolivaria quienes, además, consuman las deportaciones de los colombianos.