Jueves 22.10.2020 - 21:57

Más de 200 incendios avanzan al paraíso costero de Australia

Más de 200 incendios avanzan al paraíso costero de Australia
Por:

Decenas de miles de turistas abandonaron las ciudades costeras en el sureste de Australia, ante la amenaza de los incendios forestales que se extienden desde octubre pasado, mientras barcos y helicópteros militares intentaban rescatar a miles más atrapados por las llamas.

Impulsados por las altas temperaturas y los fuertes vientos, más de 200 incendios arden en los estados de Nueva Gales del Sur (NGS) y Victoria.

Te puede interesar: En “medidas defensivas”, Trump ordenó matar a general iraní: Pentágono

El gobierno de NGS declaró el estado de emergencia, que rige desde este viernes; la medida faculta a las autoridades para evacuar por la fuerza a las personas y tomar el control de los servicios.

En algunas localidades se formaron largas filas afuera de supermercados y gasolineras, pues residentes y turistas buscaban suministros para refugiarse o escapar de los incendios. Varios estantes de alimentos básicos, como pan y leche, lucían vacíos, ayer.

Más de 50 mil personas se quedaron sin electricidad el jueves y algunas ciudades no tenían acceso al agua potable.

Autoridades instaron a un éxodo masivo de varias ciudades en la costa sureste, un área popular entre los turistas durante la temporada de vacaciones de verano, con la advertencia de que el pronóstico de calor extremo para el fin de semana avivará más el fuego.

“La prioridad hoy es combatir incendios y evacuar, llevar a las personas a un lugar seguro”, dijo el primer ministro, Scott Morrison, en conferencia de prensa. “Hay partes de Victoria y Nueva Gales del Sur que han sido completamente devastadas, con una pérdida de poder y comunicaciones”.

Unas ocho personas murieron en la tragedia de NGS y Victoria desde el lunes y 18 están desaparecidas, dijeron funcionarios.

Australia espera que las temperaturas se eleven por encima de los 40 grados centígrados a lo largo de su costa sur, entre este viernes y sábado, lo que aumenta la posibilidad de agregar más frentes de incendio a los 200 actuales.

El tránsito en la carretera principal que sale de Batemans Bay, en la costa de Nueva Gales del Sur, fue contundente después de que las autoridades pidieron que se evacuara la ciudad. Vecinos informaron que no había combustible, electricidad ni telefonía.

El Parque Nacional Kosciuszko, hogar de montañas nevadas, fue cerrado y se ordenó a visitantes que despejaran la zona, debido a un peligro extremo de incendio.

[caption id="attachment_1078826" align="alignnone" width="696"] Una torre de humo se alza sobre la planicie de Gippsland, alentada por las rachas de viento. Foto: AP[/caption]

Morrison culpó a una sequía de tres años y a la falta de reducción de riesgos por el alcance y la duración sin precedentes de los incendios forestales de este año.

Australianos furiosos lo enfrentaron cuando visitaba una de las zonas siniestradas y varias personas le gritaron e hicieron gestos obscenos; lo llamaron “idiota” y le reclamaron por la falta de equipo para lidiar con la tragedia. Cantos de celebración se escucharon cuando el gobernante y su caravana se retiraron.

En Quaama, un bombero se negó a estrecharle la mano. Morrison, quien ha sido criticado por sus políticas de cambio climático, insistió en que Australia está “superando el desafío mejor que la mayoría de otros países” y “cumpliendo con los objetivos que nos propusimos”.