#MeToo impacta en Asia a través del cine

#MeToo impacta en Asia a través del cine
Por:

Lego de que el movimiento #MeToo se hiciera popular gracias las denuncias de abusos en contra de mujeres, especialmente en el ámbito artístico de Estados Unidos, los países asiáticos empiezan a darle gran fuerza de aquel lado del mundo.

Esto debido a que la actriz Wu Ke-Xi hizo una adaptación para la pantalla grande para darle voz a todas las mujeres que son víctima de abusos en su intento por destacar en una industria tan demandante como la artística y que alzaron la voz gracias a #MeToo.

Su historia se basará en Nina Wu, una acrtiz taiwanesa que sufre de los abusos de un hombre poderoso, en su búsqueda de aquel papel que le abra las puertas del estrellato.

De acuerdo con Wu, la creación de este proyecto surgió por el seguimiento que ella misma ha hecho del movimiento #MeToo en América después de 2017.

"Después del 2017, después del año que ocurrió lo de Harvey Weinstein, leí muchos documentos y entrevistas. Tenía mucha curiosidad sobre lo sucedido", dijo Wu, quien contó que a lo largo de su carrera ha sido amenazada, pero que nunca ha sufrido de abuso sexual.

La película, dirigida por Midi Z, fue seleccionada para participar en el Festival de Cine de Cannes.

El movimiento #MeToo es nuevo en Asia, pero las denuncias por abusos a mujeres no son nuevas en la industria del entretenimiento de ese lado del mundo.

En 2008, la actriz de Bollywood Tanushree Dutta interpuso una denuncia contra del actor Nana Parekar por acoso sexual, quien negó las acusaciones, pero no logró evitar la lluvia de señalamientos que siguieron por distintos casos de abuso a actrices y guionistas.

A principios de este año, el cantante Jung Joon-young fue acusado de filmar secretamente sus relaciones sexuales con mujeres y compartir los videos en una aplicación de su teléfono celular, lo cual sacudió el escenario del K-Pop.

El cantante no pudo hacer nada más que disculparse y separarse del grupo, un resultado que se ha repetido en distintas denuncias por medio de #MeToo.

Por su parte, el actor, cantante y cineasta indio Farhan Akhtar, un embajador de "He For She" para Naciones Unidas, aseguró que en el ámbito artístico hay demasiada ansiedad.

Por ello, invita a todas las mujeres que hayan sido víctimas de abusos a hacer su denuncia, ya sea por la vía de #MeToo u otros medios.

En China el movimiento #MeToo tiene una fuerte representación por medio de la guionista Zhou Xiaoxuan, quien denunció, en un ensayo escrito en privado, haber sido violada por el famoso presentador de televisión, Zhu Jun, quien la demandó por difamación, al tiempo que ella lo demandó por transgredir sus derechos personales.

En Corea del Sur, el movimiento #MeToo llegó gracias a una entrevista en enero de 2018 en televisión, en la que la fiscal Seo Ji-hyun aseguró haber sido víctima de violación ocho años atrás.

Afortunadamente, ella logró una victoria en la Corte, ante lo que reconoció que su denuncia fue motivada por la serie de mujeres que alzaron la voz en Hollywood.

En Pakistán, la bailarina, directora de teatro y activista Sheema Kermani realiza una campaña contra el abuso sexual con el fin de que el movimiento ahí sea más que un fenómeno pasajero.

Mientras que en Tailandia, la modelo y presentadora de TV Cindy Sirinya Bishop lanzó la campaña "No Me Digas Cómo Vestir" tras recibir una ola de apoyo por una "diatriba en redes sociales", como respuesta a un artículo que exhortaba a las mujeres a evitar el abuso sexual al no vestir "ropa sexy" en el año nuevo Tailandés.

"Todo comenzó cuando ese clip que publiqué se hizo viral de la noche a la mañana con el apoyo de muchas, muchas mujeres en toda Tailandia que opinaron, comentaron, compartieron y dijeron 'Sí, esto es exactamente lo que sentimos'. ¿Por qué somos siempre nosotras las que tenemos que cubrirnos? ¿O por qué, cuando somos acosadas o atacadas, es de alguna manera culpa nuestra?", dijo.

Te puede interesar

http://www.3.80.3.65/mundo/pega-a-macron-dimision-de-su-segundo/

fgi