Sábado 11.07.2020 - 17:34

Migracion desbordada acampa en el rio Sena

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto Archivo AP

La orilla sur del río Sena es conocida entre los parisienses por los locales de moda, las discotecas, y las bebidas de 12 euros, sin embargo, a unos cuantos metros de ahí 300 migrantes viven en campamentos improvisados.

Los indocumentados de origen eritreo, siro y sudanés viven en plena calle, entre olores de orina que se incrementan con el calor en esta época del años y la visita constante de ratas. Esperan una respuesta a su solicitud de asilo que por el momento parece nunca llegar, reporta el rotativo español El Mundo.

No es la primera vez que los migrantes hacen de la calle su hogar, en meses pasados campamentos improvisado en las calles de La Chapelle y la Rue Pajol fueron desalojados en medio de violentos enfrentamientos entre policías e indocumentados. El uso de la fuerza pública y los gases lacrimógenos terminaron por dispersar a los inmigrantes que ahora se dispersan hacia otros puntos de la ciudad.

La autoridades francesas parecen librar una lucha constante con los refugiados. Vecinos les donan mantas , y aveces y algunos adquieren casas de campaña por 22 dólares en donde ahora viven.

A orillas del Sena entre las calles de Quai d´Austerlitz, bajo el puente de Charles de Gaulle el campamento parece no incomodar a nadie, lo vecinos proporcionan a los refugiados, de vez en vez, alimentos e incluso frazadas que les ayudan a protegerse de la intemperie.

Ante una alerta por un supuesto brote de cólera la autoridades galas decidieron desalojar el 29 de julio un campamento con unos 200 migrantes, ubicado en la zona norte de París, en la Rue Pujol.

Mendour de 25 años, relata al diario español que llegó hace seis meses a Francia procedente de Libia, una balsa de “mala muerte” lo llevó a Lampedusa, atrevesó Italia en tren y camión ahora espera poder residir legalmente en Francia.

Como él, cientos de migrantes cruzan el mediterráneo en busca de nuevas oportunidades laborales y sociales, hace siete días la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados cifró el número de llegadas al viejo continente en 225 mil en lo que va del año, tan sólo en julio se reportaron cerca de 50 mil nuevas entradas. Los naufragios en el Mediterráneo parecen ser un tema común entre las autoridades migratorias.

En su camino a Europa, lo inmigrantes se exponen a ser maltratados o chantajeados por las mafias de traficantes. Algunos son robados o extorsionados, pues amenazan con asesinarlos si sus familias no aportan la cantidad que les exigen. Los que parten de Libia se enfrentan a la posibilidad de que las embarcaciones utilizadas para transportarlos a Europa no resistan.