Monjas, nuevas santas de la Palestina actual

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto AP

El Papa Francisco canonizó a las primeras santas de Palestina, dos monjas del siglo XIX, y pidió que su ejemplo sirva para traer “solidaridad y convivencia fraterna” en su país.

Ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano y bajo un intenso sol, el Pontífice celebró la misa de canonización de Marie Alphonsine Danil Ghattas, quien vivió de 1843 a 1927, y Maryam de Belén Bawardy, de 1846 a 1878.

“Por su intercesión, el señor conceda un nuevo impulso misionero a los respectivos países de origen”, dijo el Papa antes de bendecir a la multitud con la oración del Regina Coeli, tras concluir la canonización.

Durante la ceremonia fueron reconocidas como santas otras dos monjas, la francesa Jeanne-Emilie de Villeneuve (1811-1854) y la italiana Maria Cristina dell’Inmacolata Concezione Brando (1856-1906).

Entre los participantes destacó una delegación palestina de más de dos mil personas, que estuvo encabezada por el patriarca latino de Jerusalén, Fouad Twal, y el presidente palestino Mahmoud Abbas, quien se resguardó del sol con un gorrito blanco de visera.

Durante el sermón de la misa, Jorge Mario Bergoglio estableció que la misión de anunciar el mensaje cristiano “no es una tarea individual”, sino que debe realizarse con los sacerdotes y con la comunidad.

Además estableció que cada fiel católico está llamado a convertirse en “testigo de Cristo”, sobre todo en aquellos ambientes humanos donde es más fuerte el olvido de Dios y la desorientación del hombre”.

Luego destacó las cualidades de las nuevas santas como De Villeneuve, quien se consagró a Dios y a los pobres, a los enfermos, a los explotados, convirtiéndose para ellos y para todos en signo concreto del amor misericordioso.

De Brando subrayó su capacidad de donarse a las personas alejadas de Dios y “hambrientas de su amor auténtico” gracias a su “unión ardiente con el señor” en la oración.

De Maryam Bawardy rescató que, pese a ser humilde y analfabeta, supo dar consejos y explicaciones teológicas con extrema claridad, “fruto del diálogo continuo con el espíritu santo”, convirtiéndose también en “instrumento de encuentro y de comunión” con el mundo musulmán.

Mientras que de Ghattas elogió su mansedumbre y espíritu de unidad. “El luminoso ejemplo (de estas cuatro santas) interpela también nuestra vida cristiana: ¿Cómo soy yo testigo de Cristo resucitado?”, cuestionó.